«Renueva tu Micro» plantea interrogantes en la chatarrización

0
215

Movimiento de máquinas chatarras al punto extremo, en las cercanias de terminales de microbuses de la zona, muchoas de los cuales no tienen vidrios, están sin motores, presentan daños graves en la estructura e incluso provendrían de otras zonas de la región, y hasta de regiones vecinas…. deja la interrrogante abierta. ¿Qué destino tienen?.

El gremio anunció respuestas para estos días. Mientras, el Secretario Regional Ministerial de Transportes se hace cargo de explicar en qué consiste este programa, que se viene aplicando dede 2012 en todo el pais.

El seremi Juan Fuentes afirma que siempre están fiscalizando, «y que tenemos todo un procedimiento para la chatarrización, ya que se tienen que dejar fotografías, las placas de los motores y los chasis de los vehículos que se destruyen». A la fecha, desde que comenzó en 2012, en la región se han modernizado 427 máquinas.

El programa «Renueva tu Micro», que entrega recursos directos a los dueños de micros para que puedan renovar sus máquinas antiguas por otras más modernas, y así entregar un mejor servicio y mayor seguridad a los usuarios, comenzó en el año 2012, y a la fecha, asegura el seremi del Transporte, Juan Fuentes, «hemos renovado el 35% del parque de la región, incluido urbanos y rurales, pero es en el sector urbano donde está el 50% de la renovación de buses, que en números asciende a 427 máquinas».

Los buses antiguos, además de salir de circulación, son chatarrizados para que no vuelvan a circular. ¿Pero se cumple con ese proceso? Una interrogante que respondió el seremi, y también la consejera por la provincia de Limarí, Lidia Zapata.

Lo primero, precisa Fuentes, es que «existe un monto establecido de acuerdo a una tabla que tiene que ver con el año de antigüedad del vehículo que se entrega, que se chatarriza, y también tiene que ver con que este vehículo que ingresa sea más nuevo y quizás con alguna condición especial, como acceso universal, por eso el bono entregado depende de esos factores. Sin embargo, te puedo decir que en el caso de vehículos con acceso universal el bono puede llegar a los 30 millones de pesos».

Respecto a una fiscalización que realmente garantice la destrucción de los buses antiguos para que no vuelvan a circular, respondió que «por supuesto que siempre estamos fiscalizando y tenemos todo un procedimiento para la chatarrización. ¿Cómo? Se tienen que dejar fotografías, las placas de los motores y los chasis de los vehículos que se destruyen, ya que todo eso es una obligación. Al final, estos vehículos que no están en funcionamiento se destruyen y se convierten en chatarra. Es más, lo que se hace es que el vehículo que se reemplaza tiene que estar, al menos, inscrito en los últimos 18 meses en nuestro registro y haber cumplido servicios en algunas de las líneas de la región…».

Además, indicó Fuentes, «este programa vence el 2022, y el monto que se aprobó es cercano a los 5.900 millones de pesos y se va destinando anualmente, conforme a las postulaciones. Todos los años se hace una convocatoria, y en este 2018, a la fecha, hemos recibido cerca de 80 solicitudes, aunque esta etapa de postulación se cierra mañana (hoy). Se dieron 30 días a contar del 5 de agosto para cumplir con el proceso».

Transporte
debe fiscalizar

Como este programa otorga un subsidio a cada dueño de microbús, y son recursos provenientes de la Ley de Subsidios al Transporte Público, administrado por el Ministerio de Transporte y asignado por el Gobierno Regional, la consejera Lidia Zapata dijo que «este es un programa que en principio fue para poder renovar lo que es el transporte mayor, pero posteriormente creció a lo que es la renovación o apoyo al subsidio de los taxis colectivos. En esta región tenemos un aporte anual que bordea los mil millones de pesos para cada programa, y el Consejo Regional, además de tener la disposición de poder aprobar estos recursos, tiene que hacerle seguimiento a que esto se vaya ejecutando anualmente y que cumplamos con los plazos».

Lo que pasa es que, añade, «este es un subsidio para ambos tipos de móviles, mayor y menor, puesto que la mayor parte del dinero la tiene que poner el dueño del móvil. Ahora, en el caso de la locomoción mayor sin duda que ha sido mucho más lento el proceso, dado que son más caras, pero la mayor cantidad de dinero, insisto, tiene que ponerlo el empresario, así que lo que se le entrega por parte de este programa es un aporte, un subsidio, y no es que se le financie el móvil».

Si es que ellos, como CORE, tienen la facultad de fiscalizar y ver que este proceso se cumpla, que realmente el usuario está renovando su vehículo saliente, afirmó Zapata que «nosotros no fiscalizamos ese tema, sino que nos preocupamos de que el financiamiento efectivamente llegue a los usuarios que han sido los beneficiados, como destinar los recursos para esos programas. Pero son los servicios técnicos, en este caso el Ministerio del Transporte, quienes tienen que fiscalizar y deben velar para que realmente la plata que les entregaron efectivamente sea utilizada en el vehículo al que postularon».

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingresa tu comentario!
Por favor ingresa tu nombre