Saqueador herido al romper rejas evitó que limpiaran la Botica Nilsson

0
186

La tradicional farmacia de calle Balmaceda, cerca de Domkeyko, en La Serena, era
una de las pocas que no han sido saqueada o dañadas en lo que va de
manifestación. «Estábamos contentos porque no nos había pasado nada», cuenta Félix Cortés, uno de sus trabajadores…

En estas tres semanas de manifestaciones, marchas pacíficas y desmanes, este local de calle Balmaceda, cercano al epicentro frente a Bomberos, no había sufrido daños. No así sus vecinos, unos más que otros.

«Por eso estábamos tranquilos», cuenta Félix Cortés, trabajador de la «Botica Nilsson», que este lunes por la noche fue saqueada.

«Estábamos contentos ya que no nos había pasado nada. Imagínate que la joyería del frente dos veces fue saqueada, el local de al lado lo propio, al frente les quebraron los vidrios, la seremia del trabajo fue incendiada… entonces nos estábamos salvando, pero lamentablemente ahora nos tocó a nosotros y ahora tendremos que tener más resguardos y quizás quedarnos hasta un poco más tarde, pero da rabia porque siempre estamos prestando servicio y nos dedicamos a trabajar», nos cuenta.

Se enteraron cerca de las 22 horas que el local había sufrido daños, luego que una turba intentara hacer ingreso.

Entonces llegó el dueño «y no lo dejaban pasar, y tuvo que esperar hasta que aparecieron los refuerzos de Carabineros para que pudiera entrar y ver el daño. En realidad fuimos asaltados, y desgraciadamente ahora nos tocó, puesto que a todos los locales de la cuadra ya les había pasado y nosotros nos estábamos salvando. Pensábamos que estábamos protegidos por el de arriba, pero bueno, así es la vida. No sabemos lo que quiere esta juventud»…

Respecto al daño, comenta que «fue la rotura de la vitrina principal, en donde uno de estos jóvenes sufrió un accidente y se cortó, pues llegó la ambulancia, bomberos y también personal de Derechos Humanos preguntando por qué el joven estaba herido, y creo que se encuentra en el hospital y detenido. Ahora nos interesa arreglar nuestro local y seguir trabajando».

En relación a lo sustraído, precisó que «no tuvimos grandes robos, porque como este tipo se cortó no siguieron haciendo tanto daño».

Félix comenzó a trabajar en este local en el año 1973, cuando se llamaba farmacia «La Americana», posteriormente «me fui a otra cadena que había, y regresé al tiempo con Gabriel Nillson, y ya llevo casi 28 años trabajando en este lugar. Prácticamente ha sido el único trabajo que he tenido y me gusta, y por eso me da pena y rabia que estos tipos hagan estos destrozos y nadie les pueda decir nada. Imagínate que anoche (lunes), cuando nos enteramos, llegamos y no nos dejaban pasar, porque nos apedreaban, por lo que todo fue complicado. Pero estamos esperando que todo se solucione y tengo mucha fe de que así será, pues soy un hombre de creencia», dijo.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingresa tu comentario!
Por favor ingresa tu nombre