Temporal dejó 140 embarcaciones destruidas y corte de amarras de barco carguero

0
7

8Hasta las 13:00 horas de ayer, la Gobernación Marítima consignó producto del frente del mal tiempo un número aproximado de 33 embarcaciones, destruidas y con daños de consideración tras encallar producto de los fuertes vientos cercanos a los 100 kilómetros por hora en promedio en el borde costero de Coquimbo, mientras que en Tongoy y Guanaqueros la naves dañadas fueron cerca de 100, incidentes en que no hubo personas lesionadas.

Además producto del mismo temporal el barco carguero Four Otello, de bandera de Islas Caimán que estaba atracado en las instalaciones portuarias de la empresa concesionaria Terminal Puerto Coquimbo, TPC, producto de las fuertes ráfagas de viento, cortó amarras, por lo que tras recibir asistencia de remolcadores, quedó a la gira en medio de la bahía local por razones de seguridad.

Por otra parte a las 15:30 horas una camioneta de la Armada cuyo personal coordinaba el retiro de naves de embarcaciones pesqueras en la playa Changa, comenzó a ser arrastrada por el fuerte oleaje hacia la zona de rompiente, pero el conductor logró retirarla instantes después sin mayores inconvenientes

Balance consigna cuantiosos daños

Diario LA REGIÓN consultó al Gobernador Marítimo de Coquimbo, Eduardo Rubilar Capitán de Fragata LT, por el balance de la situación del borde costero producto del  fenómeno natural que comenzó el jueves y que tendió a declinar el viernes para reanudarse en la madrugada de ayer.

«En Tongoy y Puerto Aldea, registramos 10 balsas de cultivo hundidas o varadas junto a cerca de 80 naves con problemas si sumamos las de Coquimbo que tienen que estar por el orden de 140,  incluyendo La Higuera, Totoralillo y Caleta Hornos».

En el caso  del  barco carguero de metal Four Otello, el oficial confirmó que si bien tuvo un corte de amarras la situación fue controlada sin mayores problemas.

 «El barco, que estaba atracado, zarpó mar adentro para evitar cualquier inconveniente. Cortó amarras ya que cada vez que un buque enfrenta un temporal de este tipo es algo  que ocurre frecuentemente en la actividad marítima y su capitán tomó la decisión de salir para sacrificar más amarras o espías, para capear temporal afuera del puerto, y el uso de los remolcadores y Práctico para maniobras de ingreso o salida de un puerto es un procedimiento estándar».

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingresa tu comentario!
Por favor ingresa tu nombre