TRÍO «LOS CRISTALES» agradece las ayudas después de nota en este diario

0
261

Fideos, té, azúcar, harina, y hasta una sorpresa, lucen en los modestos estantes de madera reutilizada de don Hugo Muñoz, el percusionista de «Los Cristales», el popular conjunto musical de las ferias y terminal pesquero de Coquimbo.
Estaban pasando por un muy mal momento, casi sin tener para comer, Su sustento diario son las monedas que reciben o recibían de aquellos conciertos callejeros.
«Dios no falta. Varias personas, incluso de La Serena, de La Herradura y de Coquimbo, nos trajeron comida, pero pidieron que no dijéramos sus nombres… para ellas, gente de buen corazón, nuestras bendiciones…
Extienden esas palabras de gratitud a la vecina Yorka Díaz, al grupo musical Cumbia Caleta, a la Asociación Todo Suma.. y a este, nuestro querido diario LA REGIÓN».

VENÍAN DE AFUERA

Don Hugo, de 75 años, vive solo en el pasaje Pablo Neruda de Villa el Faro, en la Parte Alta, cerca de sus otros dos compañeros músicos, los hermanos Osciel, de 75, primera guitarra, y Cervando Acuña, 74, segunda guitarra y cantante.

Hace ver que «gracias a las monedas que he ganado en La Caleta con mis compañeros del Trío Los Cristales, pude levantar mi rachita».

Esa mediagua dice haberla construido con la ayuda de dos «amigos de la calle». Uno murió, tuvo gangrena en un pie, y «del otro dejé de tener noticias. Era cargador en la feria. Ellos me ayudaron a armar la pieza. Claro que le pusimos calaminas usadas y en este invierno se me llovió para qué le cuento. Son solo ocho calaminas las que necesitaría. La casita no tiene cielo, pero de alguna manera me abrigo», afirma.

Hugo llegó a Coquimbo hace 23 años. Ya era percusionista en otras bandas en el sur, en su Curicó. Tuvo dos hijos con los no se frecuenta. El varón trabaja en la papelera Arauco y la hija en una clínica en Santiago.

Los hermanos Acuña, en tanto, llegaron también hace más de veinte años a Coquimbo, provenientes de Ovalle. Desde entonces recorren sagradamente las ferias, y en los veranos dan sus conciertos en el Terminal Pesquero.

Sus voces, arenosas por los años, le dan más emoción a los boleros. «Señor Abogado», «Mi niña Bonita», «Toda una vida»… y de los Vikings 5 «El Galeón Español», «Un año Mas», «De Coquimbo Soy»… y un largo repertorio que el público recordará a ver la foto de Los Cristales.

Cuenta que el día de la lluvia tuvo que «salir arrancando, porque cayeron una cachá de goteras». Llovía más que afuera. Sus amigos le dieron un espacio donde dormir sobre un sillón por un par de días hasta que pueda reunir otras monedas y comprar las siete u ocho calaminas que le faltan.

Nos detenemos a mirar a don Hugo o lo vemos muy afeitado, de ropa limpia, con su mascarilla, de ojos brillosos y mirada transparente.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingresa tu comentario!
Por favor ingresa tu nombre