362 establecimientos educacionales se encuentran con clases presenciales

0
37

El seremi de Educación, Claudio Oyarzún, recalcó que el retorno a clases es gradual, flexible y voluntario para las familias, y es el paso que deben dar los sostenedores al abrir sus escuelas.

No ha sido fácil para el Ministerio de Educación. Tampoco para los profesores y apoderados. Volver a la presencialidad ha sido una tarea compleja. Sin embargo, hasta ayer, 397 establecimientos ya habían vuelto a las aulas en la región de Coquimbo.

De acuerdo a lo señalado por el Ministerio de Educación, el 39% estarían con un grado de presencialidad. Sin embargo, tras el balance entregado por el Minsal, la comuna de Los Vilos retrocedería hoy a cuarentena, dejando 35 recintos educacionales, entre colegios, escuelas, jardines infantiles y liceos con sistema remoto, de acuerdo al Plan Abrir las Escuelas Paso a Paso.

Acorde a los datos registrados, el seremi de Educación, Claudio Oyarzún, informó que son 362 establecimientos educacionales que se encuentran hoy con clases presenciales. De ellos, pertenecientes a las comunas que se encuentran en fase 2 hacia adelante.

«Tenemos un gran número de establecimientos que están recibiendo a sus alumnos, ya que la presencialidad de los estudiantes en las escuelas resulta fundamental y nada reemplaza a los procesos que se generan en el aula. A nivel nacional hay 3.421 establecimientos abiertos, y a nivel regional más de 300, eso demuestra que hemos instalado las condiciones sanitarias pertinentes que han convertido a las escuelas y jardines en espacios seguros para todos quienes interactúan en ellos».

La autoridad educacional, a su vez, recalcó que el retorno a clases es gradual, flexible y voluntario para las familias, y es el paso que deben dar los sostenedores al abrir sus escuelas, que deben estar pensado hacia a los aprendizajes de los niños.

«Estamos en presencia de una pérdida de ellos muy significativa, puesto que los estudiantes podrían perder, en promedio, un 88% de los aprendizajes de un año, mientras que los estudiantes de menores recursos un 95% de sus aprendizajes y los estudiantes de mayores recursos un 64%, generando importantes brechas socioeconómicas. Entonces resulta fundamental que los sostenedores que se encuentran en fase 2 hacia adelante, abran las puertas de sus establecimientos y permitan a las familias tomar la decisión de enviar o no a sus hijos a clases», sostuvo el seremi.

En esta misma línea, el director del colegio Bernardo O’Higgins de Coquimbo, Wilson Puelles Jopia, expresó que desde el lunes 10 de mayo se encuentran con clases presenciales de forma gradual, con los cursos de los terceros y cuartos medios.

«Para nadie es sorpresa los daños y estragos causados por la pandemia del coronavirus en términos de vidas humanas, daños económicos, impacto en la salud física, mental y social de toda la comunidad, tanto nacional como internacional. Por tal motivo, el regreso a clases, permitido por el plan Paso a Paso, es una medida especialmente importante. Todos entendemos que nada reemplaza a las clases presenciales y su verdadero impacto en los aprendizajes de los estudiantes (…) permitiendo disminuir brechas de aprendizajes, preparar a los estudiantes para asumir de la mejor forma las futuras prueba de transición a la Educación Superior», sostuvo.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingresa tu comentario!
Por favor ingresa tu nombre