Alcalde salió la noche del 31 a recoger basura, mientras nuevo contrato con empresa Demarco genera roces al interior del Concejo

0
422

Desde la administración municipal de Coquimbo señalaron a LA REGIÓN que la presión de la gente que se expresaba fuertemente en redes sociales, ante las calles invadidas por micro basurales, habría provocado que el alcalde y su equipo de confianza salieran a terreno. «No podíamos almorzar tranquilos al constatar que realmente la situación estaba descontrolada», manifestaron fuentes cercanas al jefe comunal.
Fue la noche del 31 de noviembre, instancia donde a Manouchehri se le vio con overol por sectores como Tierras Blancas, Pan de Azúcar y la Cantera. Andaba también su hermano, Daniel, diputado electo, y figuras como el jefe de Dideco, Cristóbal Reyes. Ese mismo día, concejales se ausentaron de una sesión extraordinaria que debía debatir modificaciones al nuevo contrato con la empresa encargada del servicio de recolección de residuos, provocando los primeros roces internos en el organismo colegiado.

El pasado viernes 31 de diciembre se citó de manera especial a los fiscalizadores, «para regularizar el contrato que heredamos para el retiro de residuos sólidos desde los barrios de Coquimbo», dijo el alcalde.

Sin embargo, ese día se conectaron al zoom Abraham Schnaiderman, Freddy Bonilla, Pablo Galleguillos y Mario Burlé. Solo Guido Hernández (también ausente) le habría presentado las excusas pertinentes al ex futbolista.

«No pudimos votar y tampoco renovar las patentes comerciales, afectando a nuestros emprendedores. Y lo más importante es el tema de la basura, que sería tratado en un concejo extraordinario, y por falta de quórum no podemos darles la espalda a nuestros vecinos», señaló el concejal Pablo Galleguillos.

El concejal independiente fue más allá y dijo que «es una actitud inaceptable la de algunos colegas, la principal función nuestra son los concejos municipales, y no asistir es más que lamentable por los ciudadanos que confían en nosotros», dijo el relator deportivo.

La ausencia de Camilo Ruiz, Nelson Martínez, Sonia Elgueda, Ignacio Plaza y Felipe Velásquez fue catalogada por el alcalde como una actitud inexplicable.

«Hoy podemos tener legítimas diferencias, pero no podemos poner en riesgo la salud de la población con un servicio tan sensible como la recolección de basura de nuestros vecinos y vecinas», dijo Manouchehri.

El hecho provocó que se agendara una nueva fecha para sesionar. «Nada, ni nadie me puede impedir como alcalde que sigamos luchando por el bienestar de la población, por lo que insistiremos en un nuevo llamado a concejo extraordinario este miércoles 5 de enero. Coquimbo es su gente, y quiero reiterar el llamado a trabajar en unidad por los vecinos y vecinas de esta comuna», finalizó.

En conversación con este medio, Camilo Ruiz, concejal del PC, explicó su ausencia de la jornada del viernes pasado, argumentando que fueron citados de un día para otro y que presuntamente los harían votar de manera desinformada.

«Nos ausentamos porque la sesión era para hacerle modificaciones a un contrato que ya venía firmado por el alcalde y por Demarco. Aquella firma se había concretado el día 30 de diciembre y habla de un contrato amarrado. Entonces nuevamente no nos presentan todos los antecedentes del caso, por eso en lo personal no asistí, ya que encuentro que hay hacer un nuevo contrato, con un nuevo modelo de aseo. A mi juicio, el actual está hecho a la medida de la empresa».

Ruiz enfatizó que ese nuevo contrato, que aspiran muchos concejales, debería hacerse con una licitación más baja y con un modelo de cooperativa y reciclaje. «No estamos solucionado el tema para el futuro, vamos a tener que seguir extendiendo contratos malos, estamos contaminando una ciudad con un vertedero a punto de caducar, va crecer la población y pareciera que esas aristas no están siendo analizadas por la administración municipal».

Eso sí, el concejal valoró que el alcalde haya salido a dar un mensaje de compromiso con la gente al ser preguntado por su participación en la noche de año nuevo. «Fue una idea que le propuse a parte de su equipo, creo que era bueno salir y poner el pecho a las balas. Decirle a los vecinos que no están solos. Quizás son cuestiones que a un alcalde no le corresponden, pero ante la emergencia hay que actuar rápido», sentenció Camilo Ruiz.

Misma opinión tuvo Guido Hernández, quien señaló que «cuando estamos en un conflicto que parece desbordarse, hay que apoyar al alcalde en cosas como éstas. Entendemos que Manouchehri conversó con la empresa y que estarían dispuestos a ejecutar modificaciones y restablecer por completo el servicio como corresponde, de una vez por todas. No hay que olvidar que también hay una crisis interna en Demarco, y eso se ha ido destrabando, por ende deberíamos ir regularizando todo el sistema», comentó el prevencionista de riesgos.

Este martes los concejales pidieron reunirse de nuevo, antes del debate de la jornada del miércoles, instancia donde el alcalde informará de las últimas modificaciones al contrato que tiene la municipalidad de Coquimbo con la empresa Demarco, encargada de la recolección de residuos de la comuna puerto.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingresa tu comentario!
Por favor ingresa tu nombre