Bélgica, madre de Yulisa: «Buscaremos las herramientas para que se haga justicia»

0
61

TOP de La Serena condenó a 5 años de presidio a sujeto que le dio muerte a su hija en 2020 sólo por porte ilegal de arma de fuego y no por femicidio o cuasidelito de homicidio. Advierte que «hay que seguir saliendo a la calle» y que «vamos a seguir luchando, no vamos a bajar los brazos…»

«No más femicidios impunes», decía una bandera junto a la que estaban familiares y amigos de Yulisa Cerda, la joven asesinada en abril de 2020 a manos de su pareja, y que hasta este jueves ha sido uno de los disparadores de la marcha que se llevó adelante por las calles de La Serena para pedir por el fin de los femicidios.

Todo en medio del estupor y la rabia por el veredicto condenatorio dictado por el tribunal, y que este viernes confirmaba el Tribunal de Juicio Oral en lo Penal de La Serena, condenando a I.A.C.M a la pena de 5 años de presidio efectivo, en calidad de autor del delito de porte ilegal de arma de fuego convencional.

Un fallo que está tremendamente lejos de lo que esperaba Bélgica, madre de Yulissa.
«Es una vergüenza, una burla, porque nadie está en nuestros zapatos, nadie sabe la pena y rabia que sentimos. Pero hay esperanzas para apelar en estos cinco días a un alegato de condena, así que tenemos hasta la próxima semana», sostuvo.

En la causa, el tribunal decretó la absolución de I.A.C.M. de los cargos formulados en su contra por la fiscalía, que lo sindicaban como autor del delito de femicidio de su conviviente.

«Los testimonios, por su vaguedad e imprecisión, no cuentan con la idoneidad probatoria suficiente para concluir fundadamente que en este caso el encartado actuó guiado por la intención de dar muerte a la víctima, incluso en su conjunto tampoco resultan suficientes, dadas las inconsistencias presentadas por la prueba pericial y científica, que era precisamente aquella llamada a dilucidar la situación y causa de la muerte en el delito de feminicidio que se atribuye al enjuiciado».

La resolución agrega que «así, ni la distancia probable de disparo, ni la hipotética ubicación en la que pudo encontrarse el arma homicida, ni menos aún la trayectoria del proyectil descrita de distintas formas por la médico legista por un lado, y por la policía y la médico tratante por otro, pueden servir para derribar la presunción de inocencia que ampara al acusado y, en este escenario, la hipótesis erigida por la defensa surge con un grado de probabilidad igual o mayor a la que sostienen los acusadores, motivo por el cual no puede alzarse una decisión condenatoria sin que con ello se trasgreda los límites jurídicos que la propia ley impone a estos jueces».

Salir a la calle

Aunque es un veredicto lapidario para esta madre y su familia, afirma que «queremos que nuevamente el juicio se repita y yo quiero la pena máxima por lo que le hizo a mi hija. Vamos a presentar un alegato, pero también en contra de las juezas que dieron el veredicto, pues le creyeron la versión a él y no a los testigos, ya que, respecto del cuasidelito de homicidio, solamente un juez quiso condenar al acusado por ese tipo penal, mientras que las otras dos juezas no lo hicieron, y por eso fue condenado solamente por porte ilegal de armas».

Insiste en que «vamos a seguir luchando, no vamos a bajar los brazos hasta que se haga justicia. Quizás no será por femicidio, pero que pague por el delito que cometió, que es homicidio, y no que esté en prisión por porte ilegal de armas. Es lo que esperamos».
Todo este tiempo ha sido complejo para Bélgica, «pero hay que seguir saliendo a la calle», advierte. Así, tal como lo hicieron este jueves, cuando con gritos y consignas pidieron justicia para Yulissa.

«No hemos podido vivir todo este tiempo el luto tranquilamente y menos ahora con la sentencia. Buscaremos las herramientas suficientes para que se haga justicia.

¿Esperanzas? Dicen que es difícil, es un caso complejo, pero no nos quedaremos de brazos cruzados».

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingresa tu comentario!
Por favor ingresa tu nombre