Candidatos respecto de problemas con comercio ambulante: «Hay que buscar acercamientos»

0
114

Sí, el comercio ilegal ocurre en todo el país, aunque impacta con más fuerza en comunas donde llegan cientos de personas diariamente para comprar, ya sea al detalle o por mayor.
Por ejemplo, la calle Gregorio Cordovez, en La Serena, parece un Mall. Y por eso la preocupación de las autoridades, que además de quejarse porque el comercio es ilegal, temen riesgos sanitarios.

Ya parece una batalla entre el gato y el ratón.

Líneas distintas

Darío Molina (independiente) dice que este conflicto «debe correr por líneas distintas», entendiendo que primero está lo social, y segundo el comercio establecido.

«El problema social es provocado por una serie de dificultades de carácter económico, que ha volcado a muchas personas al comercio ilegal, ambulante, y otra cosa es el respeto y protección que hay que entregarle al comercio establecido, porque paga contribuciones, arriendo, impuestos y contrata personal, siendo una importante fuente de mano de obra».
Indicó que «hay que ver las maneras de colaborar y ayudar, pero lo que no se puede hacer es favorecer un comercio que definitivamente no puede operar, además que genera una serie de otras dificultades para una región turística».

Sabido es que el comercio ambulante es justamente lo que ha intentado disminuir el alcalde Roberto Jacob, pero en el contexto actual este conflicto superó las facultades de los municipios. Así difícilmente puede ser erradicado.

Pero para Molina más que erradicarlo, «se debe ser estrictos y evitar que se instalen en esos lugares».

Agregó que «hay que tratar de hacer esfuerzos a través del Fosis, de Prodemu, de instituciones que están ayudando a personas a emprender, a tener su negocios y ayudarlos a legalizarse, a establecer lugares donde puedan instalarse, que estén contralados y bien censados».

Mala administración

Aunque en varias ocasiones se han realizado distintos esfuerzos para ayudar a quienes si pueden formalizarse, Rodrigo Bravo (independiente-PPD) manifestó que «si no existe permiso es obvio que no pueden estar trabajando en el centro, porque hay que respetar la legalidad y, sobre todo, el derecho de los comerciantes que pagan sus impuestos y generan trabajo».

Añade que «lo más grave de esto es que en el centro hay mafias que están instauradas -y lo he comprobado- pues roban y están vendiendo esos productos, y eso hay que fiscalizar».
Asegura haber conversado con sindicatos de trabajadores, «y muchos se sienten inseguros de andar por el centro debido a la aglomeración que se produce, dado que las veredas son para transitar y no para estar vendiendo. Debido a un populismo mal entendido se permiten estas situaciones, que lo único que traen es mala imagen para la ciudad e inseguridad ciudadana».

No obstante, tiene claro el porqué de esta situación. «Las autoridades durante los últimos treinta años han sido incapaces de crear empleos reales, con buenas remuneraciones y seguridad social, por lo que se generan estos problemas con la mala administración de quienes nos han gobernado».

Oportunidad

El CORE Javier Vega (PC) se mostró preocupado y señaló que «se deben buscar alternativas y espacios para que la gente pueda desarrollarse económicamente».
Dice entender que «muchos de los que están en el comercio ambulante tienen necesidades para poder solventar sus obligaciones básicas, eso no lo podemos esconder, y por eso debemos estar atentos a lo que pueda pasar y buscar alternativas».

Reconoce que «existe una legalidad de tener la patente, pero también sé que hay muchas familias que están detrás y quedan postergadas porque no pueden trabajar y desarrollar lo que sólo tienen a la mano, porque tampoco lo hacen por querer estar en las calles, sino por una necesidad. En la región existe un desempleo muy alto, y si no damos lo espacios para que puedan salir a las calles para llevar el pan a la casa y pagar los servicios básicos, nosotros estaríamos vetando a una gran cantidad de personas que necesitan desarrollar un trabajo y un emprendimiento. Así que me parece que es un tema de voluntad, de sentarse y buscar soluciones».

Acercamientos

Para la presidenta del CORE, Adriana Peñafiel (RN), «el comercio ambulante, que es una competencia de las municipalidades, sin duda que requiere de un orden, y es importante que se hagan las gestiones para poder organizar, generar las agrupaciones y otorgarles las personalidades jurídicas y, de esa manera, que puedan acceder a los distintos fondos de los cuales se dispone por parte de los servicios que fomentan el emprendimiento como una manera de ir formalizándolos e ir generando que el comercio ambulante pueda transformarse en un comercio regulado y establecido».

Por otra parte, añadió que es importante que se puedan ir buscando sectores «y distribuir a los distintos grupos, porque hoy, por la situación económica y falta de trabajo, las personas ven en el comercio ambulante una forma de tener el sustento y tener el diario ingreso para la vida, por eso es importante generar instancias de diálogo, de acercamiento y organizarlos, trabajar en conjunto para que el comercio pueda tener la oportunidad de establecerse como un comercio organizado y que pueda transformare, en definitiva, en un modo de vida que esté dentro de las normativas legales».

COMERCIANTES

En tanto llegan esas soluciones, el comercio establecido sigue atrapado en sus negocios. Muchos hasta sin poder salir, otros soportando gritos y malos olores, además de las riñas e insultos a inspectores.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingresa tu comentario!
Por favor ingresa tu nombre