Corte de Apelaciones mantiene en prisión preventiva al ex oficial de carabineros Ricardo Luengo

0
23

Imputado por apremios ilegítimos en el contexto del
estallido social en 2019.

La Corte de Apelaciones de La Serena mantuvo en prisión preventiva al ex capitán de Carabineros Ricardo Esteban Luengo Aracena, imputado por el Ministerio Público como autor de los delitos consumados de detención ilegal, apremios ilegítimos, tortura, falsificación de instrumento público y obstrucción a la investigación. Ilícitos perpetrados en octubre de 2019.

En la resolución, la Primera Sala del tribunal de alzada -integrada por los ministros Christian Le Cerf Raby, Jorge Corrales Sinsay y el fiscal judicial Miguel Montenegro Rossi- rechazó la apelación formulada por la defensa y mantuvo privado de libertad a Luengo Aracena, por considerar que la libertad del imputado constituye un peligro para la seguridad de la sociedad.

Entre las argumentaciones dadas por la defensa, estuvieron la situación de alto grado de presión a que estuvo sometido al llevar más de treinta horas continuas de trabajo. Además, la irreprochable conducta anterior, el arraigo familiar que garantizaria que no hay peligro de fuga, el hecho que no tiene mando, entre otras razones expuestas a la Corte. Al haber sido separado de Carabineros, quedó en condición de retiro.

Al resolver, el tribunal consideró que en la especie «(…) resulta trascendental destacar, como cuestión previa, que no existe debate entre los intervinientes respecto a la existencia de los hechos, como tampoco de su calificación jurídica y de la intervención del encartado en aquellos».

«Que, consignado lo anterior, es dable recordar que el literal c) del artículo 140 Código Procesal Penal contiene los parámetros que el legislador impone al sentenciador a efectos de tener en consideración al momento de pronunciarse sobre la necesidad de cautela referida a toda medida cautelar; en el caso particular, nos encontramos frente a varios de estos criterios, tales como la pluralidad de hechos por los cuales se encuentra formalizado el imputado como también el carácter de los mismos, teniendo en este punto en especial consideración que, dentro de los delitos atribuidos, se encuentran los de apremios ilegítimos y vejámenes injustos, ilícitos pluriofensivos que afectan bienes jurídicos especialmente resguardados por el legislador, como son la vida e integridad física, psíquica y moral, todos ligados a la dignidad del ser humano como también al libre desarrollo de la personalidad».

«(…) así las cosas, se estima proporcional la medida cautelar de prisión preventiva impuesta y cuya modificación se pide, pues no se visualiza que los fines del procedimiento que con ésta se persigue, se logren con alguna de las otras medidas que el legislador contempla».

«En efecto, lo razonado en los considerandos que anteceden permite descartar la solicitud de la defensa de mutar el motivo o causal de esta medida cautelar, pues como ya se dijo, es precisamente el número y carácter de los delitos cometidos los que permiten estimar que la libertad del imputado constituye un peligro para la seguridad de la sociedad, lo que excluye de esa manera la posibilidad de considerar el peligro de fuga pedido por la defensa, como también de imponer medidas cautelares de menor intensidad», concluye.

Alrededor de las 14:00 horas del 20 de octubre de 2019, en calle Aldunate de Coquimbo, J.A. M.A. fue detenido por Carabineros por estar grabando, junto a su pareja F.A.A., con su celular un procedimiento policial, por lo que fue reducido con golpes de puño y puntapiés por los uniformados y, al momento de ingresarlo al carro policial, el capitán Luengo Aracena le disparó con la escopeta antidisturbios que portaba, impactándolo varios perdigones de goma en el costado derecho de la espalda. Pese a estar herido, el joven fue trasladado hasta la Segunda Comisaría de Carabineros, donde no se le prestó ayuda o auxilio médico. Solo después de varias horas la víctima fue trasladada hasta el hospital.

En tanto, la pareja de J.A.M.A, la joven F.A.A. fue golpeada por el imputado con la escopeta antidisturbios en la nuca. Además, se imputa al oficial el haber elaborar el parte policial respectivo, dando cuenta de los hechos con información falsa.

Dos días después, el 22 de octubre de 2019, el periodista L.S.V. se encontraba cubriendo las manifestaciones afuera del hospital San Pablo de Coquimbo, cuando personal de Carabineros trató de impedir que comenzara una transmisión en vivo, siendo tratado en forma agresiva y con uso excesivo de la fuerza por el imputado Luengo Aracena.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingresa tu comentario!
Por favor ingresa tu nombre