Declaran inocente a joven falsamente acusado de agredir a oficial de Carabineros

0
214

En el contexto del estallido social, estudiante universitario fue detenido en Coquimbo por desórdenes públicos y maltrato contra el capitán Ricardo Luengo, que hoy es investigado en casos de tortura y apremios ilegítimos. Videos demostraron su inocencia.

Fue la tarde del 2 de diciembre de 2019 en la Ruta 5, frente al hospital de Coquimbo, cuando la vida de Patricio Araya (26) dio un giro.

Ese día fue detenido por carabineros, imputado por desórdenes públicos y maltrato contra el capitán Ricardo Luengo, que hoy es investigado en casos de tortura y apremios ilegítimos. Si bien posteriormente se pudo demostrar la inocencia del estudiante universitario, «lo vivido fue una malísima experiencia», relató.

Desde entonces tampoco ha ido más a las manifestaciones, «porque no quiero que me pase nuevamente», agrega.

Los videos

Esa jornada de protesta, una de las tantas que se organizaron en el contexto del estallido social, Patricio se encontraba junto a otros jóvenes. Él, de hecho, «estaba en una parte del puente golpeándolo con una moneda, solidarizando con las manifestaciones», cuenta el defensor penal público del caso, Alejandro García.

Instantes en que funcionarios policiales se bajan de un camión, se acercan al grupo e intentan detener a Patricio, como se aprecia en el video, «pero mi defendido arranca. Lo persiguen y dicen que más adelante lo atrapan, porque él le habría dado un golpe en la cara a uno de los funcionarios, específicamente al capitán Luengo, pese a que andaba con casco y hay fotografías que lo acreditan», comenta.

Araya es detenido por maltrato de obra a Carabineros y por desórdenes públicos, porque se dice, además, que estaba participando en una barricada, encendiendo neumáticos.
Esa misma jornada por la noche fue visitado por el abogado en la comisaría, quien lo entrevistó y le sacó algunas fotografías, «pues me sorprendió mucho la lesión que tenía en su cara, en el ojo izquierdo», señala.

Al día siguiente solicitó que se declarara la ilegalidad de la detención, «porque justamente recibimos dos videos, uno de los cuales mostraba como mi representado no estaba incurriendo en las acciones que se le atribuían, como estar en la barricada, lanzando objetos a la carretera. Nada de eso se podía ver…».

Sí, dos videos, además de fotografías, finalmente demostraron que nunca Patricio estuvo alterando el orden público y que tampoco lesionó al capitán Ricardo Luengo. Por eso Araya fue declarado inocente.

«El juez declaró ilegal la detención, puesto que se exhibió un video donde se aprecia que cuando mi defendido grababa con su celular, sin motivo alguno, el capitán Luengo injustificadamente trató de detenerlo», indicó el abogado.

El defensor afirmó que la Corte de Apelaciones concedió el sobreseimiento definitivo de la causa contra el joven, puesto que visiblemente se constató a través de grabaciones que su defendido no estaba realizando desórdenes públicos y tampoco maltrató al funcionario policial, quien actualmente cumple prisión preventiva inculpado en distintos hechos por detención ilegal, falsificación de instrumento público y obstrucción a la investigación.

Mala experiencia

Esa tarde Araya salió de clases y con un grupo de compañeros se dirigió hasta la Plaza de las Américas, donde había gente manifestándose, barricadas y también carabineros.
«Me estaba manifestando sólo con expresiones verbales, cuando el capitán va directamente hacia mí y me toma. Pero yo me suelto y me arranco, y detrás del hospital veo a un piquete de carabineros que se viene encima, también el furgón. Me tiraron al suelo, me patearon, me dejaron el ojo morado, y de ahí me pusieron las esposas y me tiraron para adentro», recuerda Araya.

Entonces, cuentan que él le pegó. «Dijo que me había pedido el carné de identidad, pero nunca lo pidió, sino que fue directamente a detenerme. Y jamás le pegué al carabinero como él señaló».

En ese momento dice que se sintió vulnerado en sus derechos. Por un tiempo sintió rabia y miedo cuando veía a carabineros. Quedó traumado, porque veía un policía y pensaba que lo detendrían por cualquier motivo.

«En el fondo te están privando de tu libertad y por algo que ni siquiera fue un delito, sino que solamente por tincada de ellos. Me queda una malísima experiencia por una tincada del carabinero, que después supe que era el capitán Luengo, a quien ni siquiera molesté. Si encontré que hubo harto apoyo, pero sí era una lata, porque tenía que estar yendo a la audiencia de formalización…».

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingresa tu comentario!
Por favor ingresa tu nombre