Día mundial de la hepatitis: La importancia de detectarlo a tiempo

0
55

Cada 28 de julio, el mundo conmemora el Día Internacional contra la hepatitis como una forma de generar conciencia y llamar a la población a prevenir. En entrevista con LA REGIÓN, Marcela Julio, enfermera encargada del Programa de Hepatitis del Hospital de La Serena, explica en que consiste la enfermedad y la importancia de detectarla a tiempo.

Esta fecha hace honor al nacimiento del Premio Nobel Dr. Baruch Blumberg, que descubrió el virus de la hepatitis B e inventó una prueba diagnóstica y la vacuna contra la enfermedad. El tema del 2021 es «La hepatitis no puede esperar». Con él se hace hincapié en la necesidad urgente de actuar para eliminar esta patología como amenaza para la salud pública de aquí al 2030, ya que según la Organización Panamericana de la Salud de la OMS, cada 5 minutos, una persona pierde la vida en el continente a causa de una enfermedad relacionada con la hepatitis.

Marcela Julio, enfermera encargada del Programa de Hepatitis del Hospital de La Serena, explica que se detecta con exámenes específicos, “no se hace habitualmente con exámenes de rutina o en los EMPA”.

Marcela Julio, enfermera encargada del Programa de Hepatitis del Hospital de La Serena.

Cuando da de forma aguda se siente sensación de fatiga, cansancio y lo más consultan los pacientes es la ictericia, cuando se pone la piel y las mucosas de color amarillento, “estos síntomas son en algunos pacientes, hay un porcentaje importante que no presentan síntomas y esto hace que sean portadores crónicos, porque la enfermedad cuando uno hace síntomas le da la oportunidad al sistema inmune a que elabore defensas y lo logren eliminar el virus del organismo”.

Distintos tipos y varias formas de transmisión

La hepatitis es una enfermedad que, en la mayoría de los casos, es producida por un virus que causa una inflamación en el hígado, pudiendo provocar epidemias, cáncer, cirrosis e incluso, la muerte. Generalmente, la patología no presenta síntomas hasta varios años después de que la persona fue infectada, dañando severamente el hígado.

Hepatitis A, es de los alimentos o por contaminación fecal, “es cuando alguien manipuló un alimento con las manos contaminadas por el virus o aguas contaminadas y la persona se enferma y hace la sintomatología” explica la enfermera.

En el caso de la Hepatitis B y C, detalla que “son por contagios por sangre y por sexo, por eso tiene una connotación más estricta con programas de seguimiento, se trata de enseñarles a los pacientes, por eso la importancia de conmemorar este día, pero esta erradicación no se puede hacer si no se detectan estas hepatitis y no se tratan”.

Hepatitis D, “no se da habitualmente en Chile, sino que en Asia” y Hepatitis E, “es similar a la A, que también es poco frecuente y va ligada a la contaminación de agua o alimentos”.

En el caso de la Hepatitis F, “tampoco es tan habitual en esta zona y se relaciona con las otras” sostiene.

Enfermedad de transmisión sexual

La hepatitis B y C son por transición sexual, “de hecho el aumento de los pacientes con VIH significó también un aumento en la detección de las esas hepatitis” detalla.

Relata que cuando recibió el programa el 2016, la hepatitis C no tenía un tratamiento garantizado, “en el sentido de que tenía un 80% de efectividad en las personas y no se le podía a dar a todo el mundo, y la forma a quienes afecta el virus en ese entonces, era a mayores de 45 años y con antecedentes de transfusiones o algún procedimiento invasivo”.

“Sin embargo, esto cambió y ahora estamos detectando hepatitis C en hombres jóvenes, que tienen sexo con otros hombres, como infección única o con VIH, y esto da cuenta que los jóvenes no están usando preservativo” añade.

Las complicaciones de no hacer un tratamiento

“No tratarse significa tener en un plazo de 5 o 10 años, depende del organismo, un daño hepático crónico, que es el nombre moderno que se le da a la cirrosis hepática, como si hubiera sido un alcohólico o en el peor de los casos, un cáncer hepático” sostiene la especialista.

Personas afectadas en la región

“Somos el centro de referencia regional, a nosotros nos derivan pacientes de toda la conurbación, de Ovalle, y tenemos 104 personas y muchos de ellos han sido dados de alta, porque cuando hay personas que se han contagiado de forma aguda, la enfermedad se va a los 6 meses” señala.

Agrega que “la cantidad de pacientes fluctúa mucho y en control son más de 80 personas que están con hepatitis crónica y en tratamiento”.

En Chile, se notifican 1.100 casos de Hepatitis B al año, concentrándose en personas jóvenes entre 20 y 39 años, donde el 87% son hombres. Más del 70% se presentan en etapa aguda y las regiones con mayores tasas son Tarapacá, Antofagasta y en la Región Metropolitana.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingresa tu comentario!
Por favor ingresa tu nombre