Familia da cuenta de supuestas negligencias en caso de muerte de coquimbano por Covid

0
147

Rodrigo Navea Leiva (40) se destacó por años en clubes de la liga Laboral y La Pampilla, también fue cadete del «pirata». El pasado lunes 17 de mayo comenzó a presentar síntomas de coronavirus y con el paso de los días se le confirmaba PCR positivo en el Cesfam Santa Cecilia de La Parte Alta. Le avisaron por teléfono y le habrían dicho que esperara en casa, pero su estado se agravó, falleciendo el domingo 22 del mismo mes en su casa. Familiares denuncian supuestas negligencias en el caso, y es que aseguran se les negó en reiteradas ocasiones una ambulancia de atención.

En el Unión Farola y en Club Argandoña le hacía homenajes durante esta semana. Y es que nadie podía creer la noticia del repentino deceso de Rodrigo Navea, un talentoso volante de creación que jugaba en diferentes ligas del fútbol amateur porteño.

Actualmente trabajaba para una empresa contratista de Aguas de Valle, donde medía el estado del suministro a las casas.

Una semana de síntomas con tos, fiebre y malestar corporal, terminaron costándole la vida, después que se le confirmara el examen positivo de coronavirus. Rodrigo se habría contagiado en el trabajo, y durante esa semana incluso tuvo que realizar funciones laborales por orden de su jefatura, a pesar de su complicado estado de salud.

«NO LLEGARON
LAS AMBULANCIAS»

Se dirigió al Cesfam Santa Cecilia de La Parte Alta el lunes 17 para expresar sus malestares. Luego, el miércoles 19, lo llamaron para confirmarle que era positivo. Le avisaron por celular del resultado, donde le habrían ordenado respetar una severa cuarentena. Rodrigo acató la orden y se encerró en su casa con su pareja y avisó a su madre que estaba contagiado.

Entonces vía telefónica, su madre, Luz Leiva, se enteraba que el estado de salud de su hijo iba empeorando. Cada vez fue perdiendo la fuerza para respirar, «se ahogaba» cuando hablaba por teléfono, contaba la señora al programa Los Dueños de la Tarde, de Mi Radio. La mujer relató que iba a dejar a diario medicamentos a la casa de su hijo.

Así, la familia del fallecido acusó supuestas negligencias por parte del servicio de ambulancias y el fono 131, ya que afirman que se les habría negado en reiteradas ocasiones el requerimiento.

«El jueves llamamos a la ambulancia porque se sentía mal, la respuesta fue que no podían ir si no tenían el permiso de autoridades, también señalaron que yo no estaba autorizada para llamar, que debía hacerlo él directamente, pero Rodrigo no podía hablar.»

Una de las acusaciones más graves que denuncia la mujer, hace referencia a la explicación que le habrían dado al otro lado de la línea, donde en detalle le señalaron cómo tendría que haber estado Rodrigo para apurar la llegada de la ambulancia.
«Si no estaba morado, ellos no podía ir, él no respiraba y estaba con fiebre, y siempre fue negativa la respuesta, en una ocasión llamó mi nuera y le señalaron que tenía que tener morados los labios y la punta de los dedos».

MURIÓ EN SU CASA

La señora Luz comenzó a desesperarse, y ante la negativa que encontraba en la línea 131, decidió dirigirse personalmente al Cesfam Santa Cecilia, donde también acusa ser rechazada por parte de un funcionario del centro de salud. «Me decían que yo no era la única que estaba en esas condiciones y que me calmara, pero que no podían mandar una ambulancia, ya que habían más casos».

La mujer de Rodrigo también se contagió de Covid y está en un delicado estado de salud en la UCI. Estaba embarazada cuando comenzó a desencadenarse la pesadilla para esta familia, tuvo que ser intervenida de urgencia para sacar al bebé de manera prematura.
Eso sí, antes tuvo que presenciar como su acompañante sufría con los embates de una terrible enfermedad. «Ella (nuera) llamaba también para pedir ambulancias, pero le decían que no podían, que lo pusiera boca abajo».

Lamentablemente, la madrugada del domingo 22, a eso de las 01:00, Rodrigo Navea Leiva, de tan solo 40 años y ligado a una vida deportiva, dejó de presentar signos vitales y falleció en su casa por razones de la pandemia. En un contexto de lágrimas y tristeza, la madre mencionó que llegó al mismo tiempo que la ambulancia al lugar de los hechos.

«Te amo tanto amado mío, aún no asimilo que ya no estás conmigo, verte escucharte, sentir tus besos, tus abrazos, la llamada de todos los días mientras trabajas. Todo esto es muy fuerte, una maldita pesadilla, no te imaginas la falta que me haces mi amor. Pero me dejaste lo más lindo de tí, nuestro hijo Alexis», escribía la mujer de Rodrigo en redes sociales antes de ser internada.

Pero no es sólo eso lo que aqueja a esta familia. Como si fuera poco, el pequeño lactante todavía no sale del recinto hospitalario a pesar de estar con examen PCR negativo. Actualmente está bajo el cuidado de su abuela, la señora Luz, quien pedía traslado de inmediato producto de los peligros de mantener al menor en el hospital.

Además tenían problemas para inscribirlo en el Registro Civil, por la muerte de su padre y todo el papeleo que eso conlleva. No obstante, y según lo publicado en Facebook por Virginia Navea, hermana de Rodrigo, el Juzgado de Familia de La Serena habría aceptado la causa derivada del hospital y aquel problema ya tendría una solución.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingresa tu comentario!
Por favor ingresa tu nombre