Gendarmes en pie de guerra contra el Instituto Nacional de Derechos Humanos

0
222

En todas las cárceles del país realizaron un cartelazo en repudio de las denuncias que hizo el INDH contra los funcionarios del CP La Serena, luego de las agresiones sufridas por dos internos a manos de otros reos y su presunta responsabilidad.
«No estamos dispuestos a que se criminalice nuestra función penitenciaria», advierten.

De Arica a Porvenir, en todas las unidades penales, gendarmería realizó este lunes un «cartelazo» en repudio de las denuncias que hizo el INDH contra los funcionarios del CP La Serena, «ya que una vez más quiere criminalizar la función penitenciaria, dejando en tela de juicio nuestro profesionalismo», apunto Yokan Garrido, secretario nacional de la Asociación Nacional de Funcionarios Penitenciarios, Anfup.

Fue el domingo 14 cuando dos internos extranjeros -hoy trasladados a Puerto Montt por su seguridad- sufrieron agresiones, las que fueron grabadas y viralizadas por otros reos en la cárcel de Huachalalume, lo que fue repudiado por el INDH «porque si bien sucede entre internos, dónde está gendarmería que es el órgano, el garante de la población privada de libertad», lamentó su directora regional Tarcila Piña.

En entrevista con diario La Región, manifestó, además, que interpondrán una querella contra quienes resulten responsables «porque se tiene que investigar si se hizo bajo la aquiescencia de algún funcionario de gendarmería…».

Fueron esas declaraciones las que no gustaron en la institución, «puesto que la directora viene con una política totalmente más de las vísceras, quizás buscando que encarcelen a todos los gendarmes», se quejó Eleodoro Osorio, vicepresidente de la Asociación Nacional de Funcionarios Penitenciarios de la provincia de Elqui.

No quieren ver a un gendarme en prisión y por eso «rechazamos las políticas del INDH y aunque uno tiene que hacer un mea culpa, quizás en que se puede hacer un poco más, tampoco podemos hacer milagros. Para hacer un poco necesitamos más herramientas y es ahí donde volvemos al comienzo, a la escasez de funcionarios por interno».

Osorio hace referencia a lo sucedido con el sargento Palma en la ciudad de Santiago, cuando fue formalizado y pasado a prisión preventiva, luego de una agresión a internos ecuatorianos involucrados en la muerte de una mujer en el centro de la ciudad.

«Esa vez criminalizaron su labor y posteriormente salió absuelto de todo», recuerda. Y agrega: «En el fondo, si llegase a ocurrir algo como ya lo hemos visto, en que funcionarios han sido formalizados y detenidos por omisión, lamentablemente vamos a cerrar la cárcel y hacer lo que haya que hacer, pues no lo podemos permitir».

Si bien ya fueron solicitados los antecedentes, espera Osorio que «ojalá no se involucre a los funcionarios, que es lo que nos preocupa. Es lógico que las investigaciones se tengan que hacer y está bien que ocurra porque así quedamos todos tranquilos, pero no criminalicemos la función de gendarmería. Nosotros con lo poco que tenemos hacemos lo que podemos».

Directiva
Nacional

Desde el directorio nacional, Yokan Garrido, antes dirigente en Huachalalume, insiste en la «criminalización que está desarrollando el Instituto Nacional de Derechos Humanos contra la función penitenciaria, cuando hemos sido nosotros quienes hemos denunciado la grave violencia que se vive al interior de nuestros penales».

En el CP de La Serena de trato directo por cada patio hay cuatro funcionarios para 2.187 internos, de una capacidad de 2.380, «por lo que se hace imposible poder controlar todo el día. Y esto se lo hemos dicho a las autoridades políticas como también al servicio en la región, debido a la falta de personal y de recursos para la seguridad. Deben darse cuenta que en gendarmería falta mucho para poder trabajar de la mejor manera».

Garrido hace presente que el funcionario no sólo está pendiente del módulo, «sino también de la atención a psicólogos, al asistente social, a las visitas, a la entrega de tratamiento, de la alimentación, amén de acompañar a los internos que salen al tribunal, a los hospitales, a cursos y capacitaciones».

En esa línea, afirma que el gendarme «debe estar pendiente a todos esos requerimientos de la situación penal, pues recordar que somos la primera barrera rehabilitadora de la población penal. Es por eso que hacemos un llamado a todas las provinciales de nuestro gremio por si formalizan a nuestros colegas, puesto que no queremos pasar nuevamente por lo que está sucediendo de manera habitual».

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingresa tu comentario!
Por favor ingresa tu nombre