Grupo de amigos se dedica con pasión a «desenterrar» la historia en el puerto

0
20

Detección Coquimbo es un grupo de amigos que hace más de un año inició la búsqueda de objetos importantes en playas, casas y laderas de los cerros porteños, con el objetivo de donarlos a un museo. Puntas de flechas, balas, anillos y monedas del 1.800 entre lo encontrado.

«Nosotros caminamos donde ellos caminaron», cuenta Dixon Flores, director de Detección Coquimbo: desenterramos la historia del puerto, proyecto que comenzó hace un año como un pasatiempo y hoy se ha transformado en su modo de vida.

Para estas personas recorrer partes históricas de Coquimbo, próximas a ser tapadas por viviendas, es su pasión. Y si en ese viaje desentierran la historia y la rescatan, mejor aún.

El objetivo no es otro que lograr la concreción de un museo, «y todo lo encontrado que se quede ahí», reconoce Dixon.

Por lo mismo, destaca que «hemos estado en zonas donde hemos encontrado puntas de flechas, que corresponden a la cultura de los Changos, y piezas de la era neolítica, como por ejemplo herramientas hechas de restos orgánicos, como dientes de tiburón, que han ido apareciendo en las laderas del puerto de Coquimbo», agrega.

Todo el equipo es gente voluntaria, quienes se compraron sus propios equipos, que, por lo demás, son de alta gama.

«Comenzó como un hobby que se está extendiendo. Somos 15 personas y estamos ampliando el rubro para poder desarrollar un tipo de tour de la detección, aunque nuestro norte siempre ha sido entregar todo lo que encontramos a un museo».

Canal de Youtube

Lo cierto es que las tierras del puerto acumulan tanta historia que en cada excavación puede aparecer cualquier cosa…

«Hemos recuperado piezas de militares de la Guerra del Pacífico, también balas del año 1.800, monedas de plata, así que estamos rescatando lo que podemos rescatar, para de alguna manera aportar a la cultura del puerto».

Señala Flores que «lo que hacemos es recuperar historia, piezas importantes que podemos entregar, y por eso estamos pidiendo audiencia con el señor alcalde. De igual manera hacerle un llamado a las familias que se quieran suman a esta aventura de lo que significa la detección de metales, que es puro beneficio para la salud, porque sales a caminar, descontaminamos y desenterramos la historia del puerto, que es lo más importante y lo que nos llevado a seguir en esto».

Los preciados botines no se han encontrado de golpe, sino que ha sido gracias al fruto de un trabajo que comenzó hace un año, «por eso nuestro norte principal es lograr un museo para la ciudad, pues vemos que existe un abandono total, no tenemos nada».

Sus búsquedas son
grabadas, editadas y
posteriormente subidas
al canal de Youtube
Detección Coquimbo.

«Tratamos de tener un capítulo a la semana, tenemos cerca de 7 mil visitas semanales y 5 mil horas de reproducción en un año. Vamos a casas desocupadas, a laderas de cerros, playas, lugares que tengan historia de Coquimbo y donde se pueda detectar, puesto que existen lugares que son patrimoniales y está prohibido buscar. Sin embargo, existen zonas como Pan de Azúcar, por ejemplo, donde hemos hecho levantamiento de municiones y un sinfín de cosas más. Tenemos hallazgos interesantes y se los vamos a exhibir al alcalde en su momento, cuando tengamos la audiencia, porque queremos que se sumen a lo que hacemos nosotros, y en caso contrario donarlo a otro museo».

Destaca que hasta el momento la gente los ha recibido de buena manera, «pues nos comentan cada capítulo que subimos, y gracias a esto hemos podido mostrar el puerto de Coquimbo a todo el mundo. De hecho, ahora queremos extenderlo para este verano y realizar algunos tour con el equipo».

Espera que sean las familias las más interesadas y que ojalá puedan sumar a sus hijos, «toda vez que esto es familiar, y creemos que es un buen momento para que los niños ocupen su teléfono al menos ese día no para jugar, sino que para buscar historia».

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingresa tu comentario!
Por favor ingresa tu nombre