Identifican plantas que aprovechan de mejor forma el agua de niebla

0
25

El trabajo busca también dar a conocer las posibilidades que brinda la niebla para alimentar actividades agropecuarias, haciendo uso de redes atrapanieblas
ya instaladas en varios sectores costeros.

La comunidad agrícola de Los Tomes, en Canela, pudo conocer los detalles y resultados del proyecto “Retroalimentación positiva para la recuperación de la vegetación xerofítica de neblina en el semiárido chileno”, desarrollado por el Centro Científico CEAZA y CONAF, financiado a través del “Fondo de Investigación del Bosque Nativo” de CONAF.

La iniciativa buscó identificar aquellas plantas que tienen la capacidad de aprovechar con mayor eficiencia el agua de la niebla, a fin de valorar también la vegetación de niebla como un componente del ecosistema que permite captar agua para la propia mantención de las plantas y el suelo; además de dar a conocer las posibilidades que brinda la niebla para alimentar actividades agropecuarias haciendo uso de redes atrapanieblas ya instaladas en varios sectores costeros.

El Dr. Enrique Ostria explica que esta comunidad se dedica a la crianza de animales y otros a la producción de hortalizas de subsistencia y alfalfa, al mismo tiempo que exploran otros productos que pueden obtener gracias a la captura de niebla. “Por ejemplo, se les sugirió la producción de olivos, pues Pedro Hernández, uno de los integrantes del proyecto, tiene experiencia en materia de riego de estos árboles con agua de niebla”.

Por su parte, Mario Meléndez, jefe provincial de Conaf Elqui y ex profesional del Departamento de Bosques y Cambio Climático de esta misma entidad, destacó que los resultados del proyecto son bastante promisorios, “en términos de aplicabilidad para todos los sectores que tengan la condición de presencia de neblina, en el escenario actual donde la neblina ha ido en aumento en la región, y hace que el uso de esta pueda ser una solución para combatir el cambio climático y hacer un uso productivo del agua, y también, para recuperar el orden natural que existe en estos lugares, donde están estos ecosistemas intervenidos”.

En cuanto a resultados, el Ostria explica que uno de ellos es la cantidad de agua, aún pese a la poca ocurrencia de niebla que hubo durante el periodo de ejecución del proyecto, debido a las condiciones meteorológicas.

“Se obtuvo agua, y en cantidades importantes, que fueron almacenadas para regar y mantener el experimento, hecho que pudieron ver, y además apreciar las diferencias entre las plantas que regamos con agua niebla versus las no regadas: matorral xerofítico, donde hay adesmia, palo negro, corontillos, cactus, etc., resultado visual que ahora pudimos dar a conocer en datos: comparación en crecimiento, número de hojas, número de flores, entre otras variables”.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingresa tu comentario!
Por favor ingresa tu nombre