Interpretaron la sinfonía que Jorge Peña Hen estaba escribiendo antes de ser fusilado

0
61

Al momento de su muerte el maestro estaba componiendo en una celda de la cárcel de La Serena, y ayer músicos, en su homenaje, tocaron 15 de octubre de 1973, obra bautizada en su honor y que quedó inconclusa

Su vida fue segada a los 45 años, en su plena madurez. Junto a otros 14 detenidos, hace 48 años Jorge Peña Hen, pionero del movimiento de orquestas infantiles y juveniles, al momento de su asesinato se encontraba componiendo una obra que quedó inconclusa en una celda de la cárcel de La Serena, hasta donde llegó acusado de internar armas en estuches de instrumentos musicales, traídas desde Cuba.

Tampoco alcanzó a ponerle nombre y, coincidentemente, llegó hasta el compás 73.
Su legado es innegable. En el país y en toda Latinoamérica. En La Serena, una escultura recuerda su imagen justamente en la Plaza de Armas, donde ayer se tocó 15 de Octubre de 1973.

Carmen Zamora es concejala de La Serena y presidenta de la Fundación Sociedad Bach.
Justamente por eso, «lo que hicimos fue invitar a algunos músicos amigos, que nos acompañaron para poder conectarnos con el último día de vida del maestro. Además, las obras que se interpretaron, y especialmente la que cerró la actividad, es la que él había empezado a componer en su encarcelamiento».

De hecho, reconoce que «la obra quedó inconclusa, y ese fue el sentido, recordar el legado y su vida que tanto impacto ha tenido no sólo en el país, sino también en toda Latinoamérica, a partir de la creación de las orquestas infantiles».

Han pasado 48 años y el legado de Jorge Peña Hen sigue cobrando especial relevancia en el presente 

«Por lo mismo es que me gustaría instalar el día 15 de octubre para recordarlo siempre como su último día de vida, toda vez que el día 16 se conmemora el aniversario de los fusilamientos que afectaron a 15 personas de nuestra región y de manera tan horrorosa. Así que depende de las ganas de querer siempre recordarlo y de contar con muchos de los músicos que hoy son producto del trabajo que él generó a partir de la década de los años cincuenta en La Serena».

Los músicos fueron aplaudidos por transeúntes que caminaban ayer por la Plaza de Armas, que incluso se preguntaban qué era lo que se conmemoraba.

Para Carmen Zamora, conformidad y alegría, puesto que «resultó todo muy rápido, y como afortunadamente soy gestora cultural y nuestra Fundación Sociedad Bach se conecta con la que él participó, la Sociedad Juan Sebastián Bach, es que generamos esta iniciativa».

No obstante, y como destacó Zamora, «lamentablemente lo que estaba componiendo el maestro no alcanzó a tener nombre, y Manuel Figueroa, uno de los músicos presentes, en su homenaje la bautizó 15 de octubre de 1973. Así que es emocionante poder recordar su legado y escuchar lo que estaba componiendo antes de su muerte, que coincidentemente llega hasta el compás 73…».

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingresa tu comentario!
Por favor ingresa tu nombre