« No estamos preparados de ninguna manera para tener pacientes hospitalizados»

0
92

Categórica fue la representante del Centro de Salud Familiar de dicha localidad, que está recibiendo las urgencias del hospital San Pablo, ante la sobrecarga que presenta actualmente la Red de Salud en la conurbación y en otros puntos de la zona.
El coronavirus no da tregua, y hoy los más de 200 funcionarios del recinto están cansados. Médicos, enfermeros, Tens y auxiliares agobiados; el gremio pide un gesto al Servicio de Salud.

El alza significativa de casos Covid en la región de Coquimbo tiene a los recintos hospitalarios al borde del colapso. Esto es un hecho, ayer lo reconocían autoridades de gobierno en conferencia de prensa con los medios locales. El anuncio obligó a que las urgencias sean derivadas a la Atención Primaria; Cesfam y SAR (Servicio de Alta Resolución). La tónica de los últimos días es preocupante, no bajamos de los 200 casos al día, y si sumamos la falta de camas UCI el panorama se hace más oscuro todavía.

UN PLAN B QUE LOS
TIENE «AGOBIADOS»

Como dijimos, la saturación en los hospitales hizo activar a los Centro de Salud Familiar, esos que se pueden encontrar en cada población de la conurbación, aquellos espacios se caracterizan por una atención rápida y cercana con la gente. Sin embargo ahora son ellos los que se sienten desbordados ante la sobrecarga de exigencia que han experimentado desde hace por lo menos tres semanas. Desde ayer, se podían apreciar unas colas enormes en las afueras de los recintos, tanto en La Serena como en Coquimbo, y eso tendría una explicación.

«Los SAR son servicios de atención primaria de Alta Resolución de urgencias, pero de ninguna manera están preparados para tener pacientes hospitalizados. Producto de la contingencia del Covid-19 han llegado personas que requieren oxígeno y han tenido una atención prolongada en nuestro servicio, siendo casi una hospitalización. En ese contexto, nosotros no estamos preparados para eso», señala Marcela Muñoz, directora del Cesfam de Tierra Blancas.

Y es que el recinto del populoso sector del puerto se ha llevado el peso de una «mochila cargada con piedras», ante el plan de descongestionar el hospital de Coquimbo. ¿La razón? Todos los pacientes son derivados al SAR de ese sector. En esta línea, la doctora es enfática en señalar que es necesario hacer gestiones con el Servicio de Salud para inyectar recursos a los Cesfam, y así entregar más herramientas a los funcionarios. Con el objetivo de cumplir con la exponencial demanda que se ha palpado durante las últimas horas.

«Es que acá parece que se olvidan que aún recibimos atenciones de otros tipos, seguimos teniendo constatación de lesiones, patologías de diferentes índoles, que hacen que nuestros médicos, enfermeros, Tens y auxiliares se vean sobrepasados, por esto es imperioso controlar una situación que esperemos no se desborde», sentenció

TIERRAS BLANCAS Y SAN JUAN;
LAS 24 HORAS DEL DÍA

Según información recabada por Diario La Región, los SAPU están atendiendo hasta 70 pacientes diarios, estando al tope. Lo cierto es que los enfermos descompensados ahora deben pasar por el Centro de Alta Resolución de manera obligatoria, antes que al hospital, cuestión que dicen respetar y que los hace trabajar «con más ganas», por lo que significa el desafío de recibir a pacientes de carácter «grave». Asegura que son personas con vocación, pero necesitan una mano.

El SAR de Tierras Blancas depende del Cesfam de dicha localidad, y prometen funcionar durante las 24 horas del día en medio de la contingencia. El plan también sumó los servicios del SAPU de San Juan, que desde ayer brinda apoyo en las atenciones durante todo el día y la noche. El resto de los recintos continúa con turnos hasta las 00:00 horas.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingresa tu comentario!
Por favor ingresa tu nombre