Por lo menos un 40% aumentarían cuentas de luz, pero se barajan opciones para evitar fuerte alza

0
113

Provocado por la inflación, la cuenta de consumo de energía eléctrica podría reajustarse entre un 40% y 45%, por lo que desde el Gobierno establecen soluciones para ayudar a solventar el gasto a personas que más lo necesiten y también a aquellos que ahorren energía.

Diego Montoya López.

El lunes 16 de mayo se ingresó nuevo proyecto de ley llamado Fondo de Estabilización y Emergencia Energética, el que tiene como principal objetivo, en palabras de la seremi de Energía, María Castillo, “apoyar a las familias que más lo necesitan, con esta contribución al presupuesto familiar”.

La propuesta legislativa está fundamentada en dos pilares importantes; estabilizar el precio del kilowatt hora y reducir el impacto monetario que producen las emergencias energéticas provocadas por el cambio climático. La solución sería a través del Mecanismo Transitorio de Protección al Cliente (MPC) que como señala la seremi de Energía, “tiene como objeto impedir el alza de las cuentas de la luz durante el año 2022 y permitir solo alzas graduales durante la próxima década”.

Para ello, se busca recaudar un fondo cercano a los US $2.000 millones, el que funcionará como un seguro para el sistema eléctrico y será administrado por el Coordinador Eléctrico Nacional.

La seremi agrega que el mecanismo da una señal de estabilidad regulatoria, al no intervenir los acuerdos de largo plazo con las empresas generadoras. Éstas percibirán el monto total de acuerdo con lo establecido en sus respectivos contratos, lo que evita poner en riesgo decisiones de inversiones futuras necesarias para la descarbonización.

El dinero que se ocupará para este fin, será financiado solidariamente, según se indica en el proyecto de ley, mediante un cargo adicional unitario por kilowatt hora (kWh) que serán aplicados de acuerdo a un criterio de proporcionalidad, según los tramos de consumo que existen entre usuarios, es decir, quien más utilice el suministro eléctrico, será quien más contribuya para este fondo, de esta manera, también se busca incentivar el ahorro energético.

Por otra parte, quedan exentos aquellos usuarios que tengan un consumo inferior a los 250 kWh, lo que se traduce a 35 mil pesos al mes, aproximadamente. Se prevé que los resultados sean tangibles en el año 2023 y se espera que se pueda sustentar por al menos 10 años.

Las reacciones de los usuarios beneficiados son claras, pues Irma López, ocupante del servicio, declara que “me gustaría que este proyecto siga adelante y que se apruebe, ya que nuestros sueldos no pasan más allá del mínimo y con tanta alza de locomoción, alimentos y caja familiar, cada día vemos que a fin de mes no nos alcanza, nos vemos muy complicados”.

Es así como a quienes beneficia este proyecto de ley, les proporcionaría una amortiguación en sus gastos mensuales, que además de brindar una ayuda que se traduce a lo monetario, les garantiza que no habrá un aumento significativo en el cargo del consumo eléctrico, puesto que, si se hace, será de manera gradual.

Ante cualquier duda la seremi de Energía, María Castillo, señala que “durante los periodos en que pueda producirse o proyectarse un déficit de generación en el sistema eléctrico, que den origen a la dictación de decretos de racionamiento, se aplicarán descuentos por ahorros de consumo eléctrico”.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingresa tu comentario!
Por favor ingresa tu nombre