“Se han realizado estudios por 15 años y se han invertido cerca 40 millones de dólares, creo que no debería haber dudas”

0
71

La autoridad sanjuanina hizo una pausa en sus vacaciones en La Serena, para reunirse con distintos gremios productivos de la región, para abordar y aclarar mitos en torno a la construcción del Túnel Agua Negra. A su juicio no hay espacio para dudas, son 15 años de estudios y un poco más de 40 millones de dólares invertidos los que dan viabilidad a la iniciativa que busca conectar de forma permanente Coquimbo con San Juan. Para terminar con la incertidumbre, Julio Ortiz Andino, ministro de Obras y Servicios Públicos de San Juan, plantea que se debe retomar la evaluación de impacto ambiental y una consulta pública en la región para ver los pasos a seguir.

Julio Ortiz Andino, ministro de Obras y Servicios Públicos de la provincia de San Juan, Argentina, de visita en La Serena, comenta que se demoró 16 horas desde San Juan a Coquimbo, por el Paso Los Libertadores, “lo que es una barbaridad, si tuviéramos el paso Agua Negra, estamos hablando de 6 horas. Es muy difícil pensar en integrarnos de esta manera. Debemos pensar en integrarnos físicamente para lograr la verdadera integración de estas dos regiones”.

“Siempre dispuesto a hacer algunas actividades laborales, aprovechando que hace poco asumieron las nuevas autoridades hubo un encuentro en Vicuña al cual no pude asistir porque estuve de viaje en Israel, si bien vino el vicegobernador (Roberto Gattoni) y un funcionario mío (Andrés Zini), y como no pude venir, aproveché de agendar algunas reuniones con el seremi del MOP, el delegado presidencial Rubén Quezada”.

El ministro Julio Ortiz Andino reunido con el delegado presidencial Rubén Quezada y el seremi del MOP Javier Sandoval.

Respecto al Túnel Agua Negra, ¿en que está el proyecto?

“Está igual… Paralizado, esperando el nombramiento de parte de Chile de los nuevos integrantes de la Entidad Binacional y tratando de subsanar las dudas de llevar este proyecto adelante, de tomar la decisión, que ya fue tomada políticamente en su momento, generando dos leyes, una en cada país, que se denomina el segundo protocolo complementario, en donde nos invocan llevar adelante el túnel dado que el proyecto ya estaba terminado y aprobado, se consiguió el financiamiento y por diferentes cuestiones, dos gobiernos de derecha en ambos países, Piñera aquí y Macri en Argentina, hicieron que se paralizada y quedara prácticamente perdida las declaraciones de interés de un gran grupo de consorcios que se habían presentado”.

En relación al financiamiento, ¿En qué está hoy en día y de qué depende?

“Depende de que lo pida Chile. He tenido la oportunidad de hablar con el director regional del BID, ellos tienen todavía el crédito nuestro abierto, y la posibilidad de que se Chile lo pide lo pueden hacer sin problemas, primero porque les interesa financiar la obra, sería la primera binacional que va a financiar el BID ya que nunca lo ha hecho, además porque cree que es un gran proyecto de integración, está después del canal de Panamá que ellos ayudaron financieramente a construir la ampliación. Tercero, por la gran cantidad de fondos que ya han intervenido en este proyecto, que pasó por muchas etapas, en donde contrataron a muchos profesionales, con varias misiones, con una gran inversión en un proyecto que hoy no se está concretando. Si Chile lo pide, no habría problemas en tener un crédito binacional nuevamente”.

Estudios hay, proyectos hay… ¿cómo ve las intenciones de seguir adelante con el túnel Agua Negra?     

“Del lado argentino también hay un gobierno relativamente nuevo, pero que está interesando en seguir llevando esto adelante y se lo plantearon al gobierno de Chile muy recientemente asumido, que tiene una versión del gobierno anterior que se podría estudiar un posible cambio, ni siquiera hablan de un cambio del paso de unos 15 kilómetros, pero eso no sirve, porque es el proyecto actual o cualquier otra cosa distinta estamos hablando de 10 años más de estudios y unos 20 o 25 millones de dólares más en lo mismo, cuando tenemos algo listo que ha sido estudiado, analizado por las reparticiones nacionales de ambos países, consultoras y el proyecto es realizado por dos de las mejores consultoras del mundo… Está todo”.

¿De qué hablaron con el seremi del MOP y con el delegado Rubén Quezada?

“Le dije que no sirve seguir haciendo estudios, por ejemplo de variantes de caminos para no utilizar la ruta actual, si no sabemos si vamos a hacer el túnel. Primero decidamos si vamos a hacer o no esa obra, si vamos a consolidar o no el paso Agua Negra y posteriormente, tenemos entre cerca de 10 u 11 años entre el proceso licitatorio, la construcción y para inaugurarlo, lo que no significa que al otro día vamos a tener una generación de tránsito abismal, va a ser pequeña y va a demorar por lo menos otros 10 años más en consolidarse, porque es así. Entonces, hay 20 años por delante para hacer proyectos, buscar los fondos para hacer esas variantes”.

En algún momento se habló que un consorcio chino podría financiar el túnel, ¿Cómo ve ese escenario?

“No hay ninguna factibilidad, nunca ha habido un planteamiento serio al respecto y puedo asegurar que los que ha habido en Argentina sobre varias infraestructuras, no han llegado a buen fin en absoluto, y difícilmente sea más blando que el crédito del BID y por otro lado seguramente el BID tiene menores condicionamientos el BID que el de los chinos, que arrancan porque una empresa china debe estar al frente”.

En relación a los consorcios que estaban casi listos para la construcción, ¿en que está eso actualmente?

“Si bien, estuvo casi listo y hubo 10 empresas interesadas, de las cuales puedo decir sin dar nombre, que solo una quedaba afuera después de todos los condicionantes que se pusieron, nunca se dio a conocer y hoy esas manifestaciones estarían caídas porque hay muchos consorcios que tenían entre sus integrantes empresas que ya no existen o han cambiado de nombre, pero fundamental de todo es que se analizan una serie de obras llevadas adelante en los últimos años y principalmente la situación financiera de las empresas que conforman el consorcio, en el cual se evaluaron los últimos 5 años, cosa que ya no existe por lo que deberíamos hacer un estudio de sus balances, la posible integración de otras empresas. El llamado sirvió para ver que habían muchos interesados, hoy podemos ir dentro del proceso licitatorio y no deberíamos hacer otro. Lo podríamos largar ya, con una sola diferencia, en ese momento iba a ser solo para los 9 consocios que había quedado, hoy abrimos el pliego a todos los que se creen sin ningún tipo de problema”.

La cordillera de Los Andes, por su naturaleza, tiene muchos minerales, ¿cambiaría en algo si encuentran grandes yacimientos?

“Oro sería lo más impactante, se podría haber algo pero difícilmente creo que sea una zona que no se haya explorado, pero no en las cantidades para que se justifique una explotación minera, ahí no se podría hacer nada a cielo abierto. Lo que puedo decir que lo encuentren debajo es de los Estados, al menos del lado argentino así, y la mejor parte de la traza, el 72% del túnel está en terreno argentino”.

El tratado de Maipú, firmado por las presidentas Michelle Bachelet y Cristina Fernández, ¿es vinculante?

“Se debe hacer cumplir, es una ley, porque ese tratado fue aprobado por los dos Congresos, y dio pie a dos protocolos complementarios, el primero fue crear la Ebitan, algo que ya se hizo y que se terminaran los estudios, y una vez que se aprueban, se crea el segundo protocolo complementario, que encomienda a la Ebitan a construir el túnel, entonces sí estaría mal pensar en otros estudios para hacer otra cosa, porque no lo podría hacer la Ebitan porque fue hecha solo para trabajar en el túnel Agua Negra, y por otro, los estudios anteriores no solo han sido acreditados por la entidades oficiales de cada país, sino también internacionales como el BID”.

La relación con el nuevo gobierno chileno, ¿Cómo ha estado?

“Hubo una pequeña oportunidad en donde el gobernador mío hablara con el Presidente Boric, le comentó del túnel. Yo sí he hablado más con las autoridades argentinas con los ministros de Obras Públicas e Interior, y también con el Presidente, y les ha quedado claro que la única posibilidad de salir con algún proyecto viable a corto plazo, que son 10 años, es el túnel Agua Negra, no hay otra posibilidad de ponerse a analizar otros posibles plazos y eso lo tienen claro las autoridades argentinas, y creo que hay que tratar de buscar las actuales autoridades en Chile entiendan que en base a todo lo que hay, es la posibilidad, si quieren empezar a hablar de otras alternativas, es viable siempre que se haga en forma binacional, unilateralmente no sirve”.

¿Qué futuro ve respecto al proyecto del túnel?

“Creo que con las reuniones que he tenido con el seremi del MOP, el delegado presidencial, y las conversaciones del vicegobernador y Andrés Zini, la persona que está conmigo en la entidad binacional, va a ir salvando las dudas que puedan haber, le hemos dejado acceso a todos los estudios que se han realizado por 15 años y un poco más de 40 millones de dólares invertidos, creo que no deberían haber dudas, salvo una consulta pública en la región de Coquimbo, que no se llegó a hacer porque no se hizo el estudio de impacto ambiental. Si tengo que proponerles algo para salir adelante, es que hagan el estudio de impacto ambiental, las consultas públicas a la sociedad y si no están de acuerdo, y es la decisión de autoridad de atacar eso, cerremos el proyecto y vamos a otra cosa”.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingresa tu comentario!
Por favor ingresa tu nombre