Almirante Latorre en los relatos de una mujer que fue testigo de su origen

1
44

6Clara Villalobos es una mujer que a sus 95 años todavía recuerda los orígenes del pueblo Almirante Latorre, ubicado al noreste de La Serena, donde la mayoría de habitantes vive de la ganadería y la minería en pequeña escala. Esta mujer es hija de uno de los pioneros en llegar al pueblo, hablamos de Pedro Pablo Villalobos, un hombre que llegó a poner la primera casa en lo que sería después este poblado cargado de historias y tradiciones.

Pedro Pablo Villalobos llegó a ese sector con la intención de construir su casa, sin embargo cuando estuvo en el terreno, le dijeron que este pertenecía a la compañía de ferrocarriles de esos años, por lo que tendría que pagar un arriendo del lugar para construir su hogar… a lo que Pedro se negó y junto a uno de sus compadres, decidió irse al frente de los ferrocarriles para edificar su nueva casa, convirtiéndose en la primera construcción de lo que en un futuro sería Almirante Latorre.

Este pueblo ha celebrado históricamente la fiesta en honor a Santa Teresa, la cual se lleva a cabo religiosamente todos los segundos domingos de octubre en el año y hace un tiempo atrás, esta jornada era tan conocida en la región como lo es actualmente la fiesta de Andacollo.

La fiesta de Santa Teresa se celebró por primera vez en el año 1925 y hasta el día de hoy todos los oriundos de este pueblo que están en otras ciudades, se congregan en la fecha de su celebración para volver a Almirante Latorre y cumplir con la tradición.

Frente a esto, Clara comenta antiguamente «llegaba el tren lleno, eran doce vagones completos que venían desde Coquimbo con mucha gente que venía a encomendarse a Santa Teresa». Según recuerda esta mujer nacida y criada en este pueblo, antiguamente vivían unas 500 personas allí, cifra que hoy día ha bajado considerablemente, ya que sólo habría unas 200 personas actualmente.

«Este fue un pueblo que era ruta obligada del ferrocarril que cruzaba toda la región en aquellos años» dice Clara, y comenta que la actividad económica de antaño era bastante importante gracias a esto, ya que había mucho comercio y explotaciones de minas por los alrededores.

Pero principalmente los oriundos de Almirante Latorre se ganaban la vida mediante la crianza de ganado caprino y la agricultura.

Clara recuerda con mucha nostalgia todas sus historias de Almirante Latorre y señaló que «yo no puedo olvidar mi pueblo, ahí pasé muchos gratos momentos y conocí muchas personas es un pueblo muy bonito, todas las personas que iban para allá por primera vez decían que era un muy limpio y quedaban sorprendidos»

La historia del avión caído

Clara recuerda una de las historias que marcaron a Almirante Latorre, se trata de la caída de un avión en el año 1931. Según cuenta, este venía con problemas mecánicos y realizó un aterrizaje forzoso en la cancha que había en el pueblo, lo que causó la expectación de todos sus habitantes.

Este accidente fue bastante espectacular, ya que según Clara, «el avión mientras trataba de aterrizar en la cancha no vio una pirca que le pegó en el ala y lo dio vuelta completo hasta que se estrelló».

Afortunadamente el accidente no tuvo víctimas fatales y los pilotos aprovecharon de conocer el pueblo… Fueron tratados como héroes, incluso los llevaron al colegio, donde Clara, que tenía 12 años en ese entonces, y el resto de sus compañeros, les cataron una canción que les había enseñado su profesora y que tenía relación con los aviones, lo cual emocionó a los pilotos caídos.

 

1 COMENTARIO

  1. Yo naci en ese pueblo en el año 1956 hijo de Jorge Flores Corte y Ismelda Bugueño varga nieto de Felipe Flores Fauze Slaiber.la historia de la señora Clara Villalobos me trae muchos recuerdos mi padre me conto lo del avion caido el tenia como 8 años y lo recordaba bueno siempre e querido tetornar a mi pueblo donde naci y creo lograrlo algun dia bendiciones para todos.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingresa tu comentario!
Por favor ingresa tu nombre