Alumnos de colegio en Ts. Blancas reclaman mejores condiciones

0
777

El terreno ubicado en calle Cabo Exequiel Aroca, en Tierras Blancas, que alberga al colegio Técnico Profesional Altue, desde el miércoles que amaneció sin sus clases normales.
La desvinculación de un funcionario muy querido provocó la furia de los estudiantes, sumado a una serie de problemáticas y falencias que piden se puedan solucionar.
Reclaman, dicen, por lo que es justo. «Salas en buen estado, como mínimo», asegura el presidente del Centro de Alumnos, Silvio Alegría.

Es que en varias ocasiones han experimentado el rigor del frío, que ni siquiera cede ni en sus propias aulas. Porque en lugar de vidrios sus ventanas están cubiertas con cartones y pegadas con siliconas. «Es como estar a la intemperie», acusa.

Sin embargo, la expulsión de un funcionario hizo que tomarán esta determinación, además de pedir la salida de una de las profesoras.

«El colegio lo tomamos este miércoles y la gota que rebalsó el vaso fue que echaron a un funcionario que era encargado de convivencia, que nos enseñó cosas, muchos valores. Y además, esta molestia radica porque tenemos un establecimiento agrietado por todos lados, porque después del temblor que hubo en el mes de enero no han arreglado nada. Los vidrios de las salas de clases están pegados con silicona, y como aún no vemos soluciones es que optamos por tomarnos el colegio», señala Silvio, siempre en compañía de Nicolás Tirado, el vicepresidente, y también de otros alumnos, todos hartos de ver que las condiciones «en las que estudiamos no son las adecuadas».

En 2016 la Corporación Educacional Cristo de la Misericordia -cuyo representante hoy es José González y su director Wilson González- se hicieron cargo del establecimiento para, señalaron en aquella ocasión, «levantarlo y ser reconocidos en la región». No obstante, eso no ha ocurrido, aseguran sus alumnos.

«No contamos con las herramientas de construcción para las carreras técnicas, los baños están inutilizables, algunos de los profesores no sin titulados, las condiciones de infraestructura son precarias. Es más. No tenemos auxiliar de aseo, y quienes hacen limpieza en algunas ocasiones son los mismos profesores. A los niños más chicos los hacían venir los fines de semana para limpiar, y eso lo contó un apoderado que sorprendió a su hijo justamente escapándose de la casa sin permiso para venir a la escuela a hacer aseo. Según ellos, querían implementar el método japonés», insiste este estudiante, que de alegría, como lo dice su apellido, no tiene nada.

El malestar viene desde hace mucho tiempo, pero recién esta semana quisieron tomar cartas en el asunto. Por consiguiente, «esto aún no es una toma, sino que solamente un paro de clases».

Pero que de no tener respuestas a sus demandas, «que por cierto son justas», anunciaron que van a meter mucha más bulla, dado que ahora «tendríamos el apoyo de los apoderados. ¿Sabe? Tenemos un psicólogo que le tirita el ojo, lo vemos en el recreo y no es necesario que nos diga nada para que nosotros nos demos cuenta de que está demasiado estresado. Queremos transparencia, y que los profesores estén mejor capacitados. Porque a nosotros, que estamos en cuarto medio, en el ramo de matemáticas nos están pasando materia de primero medio, situación que le manifesté al director», reitera.

Avisaron que la lucha no solamente es de ellos, sino que también de los apoderados, «por lo tanto necesitamos su apoyo. Ya basta de engaños…Hoy no estamos arrepentidos de lo que estamos haciendo, pero queremos que nos apoyen, también los profesores, que sabemos tienen temor. Y quienes nos apoyan lo hacen de manera anónima…», subraya.

Desde el establecimiento lamentan estar expuestos a esta situación. En vista de ello, su sostenedor, José González, manifestó que en la reunión que sostuvieron con los alumnos «hubo dos puntos que logramos precisar: que vuelva el funcionario desvinculado y ver la posibilidad de cambiar a la profesora de matemáticas. A ellos se les pidió que hicieran un petitorio escrito, de tal manera de que podamos trabajar en ese petitorio y ver las posibilidades que tenemos como colegio para ir dando soluciones, pero hasta el momento no hemos recibido nada».

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingresa tu comentario!
Por favor ingresa tu nombre