Artista plasma en murales aves nativas de El Culebrón

0
99

Una alianza del municipio y Rotary Club La Herradura permite un hermoso proyecto pictórico dirigido por la joven artista coquimbana, Rocío Rojas Santibáñez. Ha plasmado 22 aves nativas en murales en las placas de contención de concreto ubicados al ingreso del Espejo de Agua del Humedal El Culebrón frente a la Playa Changa.

La diseñadora, egresada del Universidad de La Serena, explica que “ la idea era embellecer este sector para darle más alegría en la celebración del Día Internacional de las Aves Migratorias el 13 de octubre”.

Aprovechando esa fecha, sumado a que el municipio declaró a la comuna capital de la aves de humedales costeros, Rojas escogió plasmar estas 22 aves en grandes cuadros sobre el cemento.

«La idea fue resaltar la importancia que tiene el humedal para Coquimbo donde encontramos varias especies de aves”.

Gracias a la calidad de su trabajo le solicitaran otros en el reverso de las barreras.
“Trabajé con materiales del muralismo, no usé pintura en spray, porque yo contaba con otro material más adecuado para plasmar lo que yo quería, por eso usé látex y otros pigmentos con los que creé mi propia paleta cromática para teñir látex con base blanca y usé brochas con medidas, gruesa, mediana y fina para detalles además de pinceles”.

Por otra parte Rojas confidenció algunas anécdotas de su trabajo que duró dos semanas, las que da cuenta de la necesidad que tiene la comunidad por apreciar obras de arte como las suyas y la labor que implican, “cuando personas que pasaban caminando o en vehículos me veían trabajar con las brochas, se me acercaban mucho porque les resultaba novedoso porque es muy difícil ver a un pintor trabajado directamente además que uno está más acostumbrado a ver a grafiteros y a muralistas cuando pintan, pero no a un pintor más clásico que usa técnicas para telas con atril, es muy difícil verlo trabajar. Por eso tuve gente que me acompañaba a las que me daba el tiempo de explicarle lo que estaba haciendo y qué ave era la que estaba pintado”.

Pasando a los retratos en específico, la autora indicó que escogió aves de plumajes llamativos. “Pinté el ave de siete colores, el chorlo collar, el pato colorado, que fueron los primeros junto a la garza azul que es la regalona del humedal El Culebrón, la que puede ver posada en el espejo lo que fue otra anécdota porque en conversaciones con fotógrafos que llegan al sector, me decían que es muy difícil que aparezca y así cuando estaba pintando una de ellas se alejó de la vegetación y quedó a poca distancia mía y algo parecido me pasó con un colegial macho que se posó sobre su propio retrato que hice, y así continué retratando a otras aves, el picaflor chico, el chirihue, el coquimbito que es amarillo con negro y representa a nuestra ciudad e incluí a la golondrina chilena, porque también me preocupé que las aves tuvieran una carga de identidad regional y nacional”.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingresa tu comentario!
Por favor ingresa tu nombre