Caen con 11 kilos de droga estimada en $160 millones

0
12

pdi

Ocultos en Caleta San Pedro de La Serena  donde mantenían un «laboratorio», la Brigada Antinarcóticos, Briant de la Policía de Investigaciones, PDI, capturó a una banda de traficantes conformada por 10 miembros.
Poseían un kilo de clorhidrato de cocaína y 9 kilos de cocaína base cuyo valor según la estimación policial ascendería a 160 millones de pesos.
Este «golpe al narcotráfico» fue realizado tras una indagatoria de larga data de la Briant que en coordinación con el Ministerio Público establecieron que los traficantes operaban en Caleta San Pedro. Realizaban procesos químicos para aumentar la droga que distribuían al resto del país.
Además los indagadores definieron que las encargadas de traer los «cargamentos» eran dos mujeres bolivianas, una de ellas con embarazo de dos meses, las que ingerían ovoides que entregaban al llegar a La Serena a los cómplices que la procesaban en el «laboratorio».
La embarazada demoró diez días en evacuar los ovoides.
En el operativo, los policías decomisaron además un armamento de fuego con munición  junto a productos químicos, balanzas, bidones y otros elementos que les permitirían convertir los 9 kilos de cocaína base y el kilo de clorhidrato de cocaína en cerca de 140 mil dosis que en caso de ser transadas pudieron generar ganancias por 160 millones de pesos.
Ocho de los aprehendidos fueron remitidos al Juzgado de Garantía para la formalización en la investigación por parte de la fiscalía por infracción a la ley 20.000 de drogas y por porte ilegal de arma de fuego.
«Burreros»reclutadosen Bolivia

Vicente Villegas, Comisario jefe de la Briant, dio a conocer  el sistema con que  los miembros de la organización que fue desbaratada operaban y reclutaban a los «burreros».
«Los imputados para conformar esta red de tráfico reclutaban campesinos en localidades rurales en Bolivia, para hacerlos ingerir ovoides con clorhidrato de cocaína y así posteriormente enviarlos hasta la ciudad de La Serena, lugar donde la droga era abultada para aumentar su peso con diferentes elementos para el efecto de un laboratorio artesanal».
En ese sentido el jefe policial destacó que usaban a mujeres, incluida una embarazada, para despistar en caso de ser controladas por las autoridades, lo que no ocurrió en este caso.
«La banda venía operando hace bastante tiempo en la zona, utilizando inescrupulosamente a extranjeros, incluso a una mujer embarazada de ocho semanas que mantenía ovoides al interior de su organismo, la cual se mantuvo diez días internada en el hospital para eliminar la sustancia ilícita».

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingresa tu comentario!
Por favor ingresa tu nombre