Colectiveros esperan respuestas de Hyundai Corea por fallas al modelo Accent comprados el 2011

0
22

Desde el año pasado a la fecha sendos ruidos metálicos  en la zona de la transmisión y filtros de aire impregnados constantemente con aceite del motor, han mermado la capacidad de poder trabajar con sus colectivos que presentan estos desperfectos, marca Hyundai modelo Accent, a sus dueños Miguel Figueroa  y Osciel Valdivia, quienes  adquirieron los móviles nuevos a una concesionaria de La Serena, a fines del año pasado.

Marcelo Ahumada

Figueroa, socio de la Línea 75 Tierras Blancas-Coquimbo, explicó que los problemas comenzaron en su vehículo inmediatamente después que comenzó a usarlo para laborar, pero tras meses de gestiones para pedir un arreglo definitivo a la empresa que realiza las reparaciones para la concesionaria, aún no han sido superadas las fallas.

«Yo el auto lo  compré el 26 de diciembre del año 2011 es un Hyundai petrolero en Gildemeister de La Serena, y yo  como el 5 de enero de este año encontré un falla en el sistema en que el aceite se pasa al filtro de aire por lo cual  tomé el protocolo que  tiene la concesionaria y llevé inmediatamente el auto a Covalsa servicio en el que le hacen la revisión por la garantía y desde esa fecha hasta el día de hoy no he tenido ninguna solución».

Misma situación aduce para los ruidos metálicos que percibe en la zona de la transmisión, «ha sido lo mismo con un tema que no sé si es de motor o sistema de embrague en que tiene un sonido muy feo como que choca fierro con fierro y no he tenido ninguna respuesta  y he golpeado todas las puertas y no he tenido solución ni de Gildemeister ni  tampoco de Covalsa».

Agregó que ha llevado permanentemente  su auto a reparaciones, pero las problemáticas continúan, «el vehículo entra a la revisión y cuando sale aguanta un día sin sonido pero vuelve, nuevamente después y lo del aceite ocurre no tan potente por un tiempo».

Consultado por lo que le informan cuando consulta por cuál es el tipo de falla que provocan los desperfectos, Figueroa dijo que «lo que están haciendo es practicar en mi vehículo, porque no le hacen lo que tienen que hacer, como es arreglarlo con un corte definitivo y he perdido de trabajar más de un mes, porque salgo a  medias y nadie me responde y temo quedar botado en cualquier momento en un recorrido y en Gildemeister me dijeron ahora que lo que están esperando es qué dice la fábrica en Corea, para que ellos me den la solución para que ellos puedan arreglarlo».

Como una salida más rápida el propietario tiene la esperanza que le puedan entregar un vehículo nuevo, cosa que ve muy lejana, «esa sería la idea pero si no lo arreglan y  no dan la cara ni dicen qué es lo que tiene, entonces menos van a devolver  un vehículo nuevo, añadiendo que en el Servicio Nacional del Consumidor, SERNAC, al que concurrió su caso no fue acogido.

«Fui al SERNAC y tengo ese documento y allá por el hecho de ser microempresario no lo ayudan, pero si usted es un particular y compra un auto y le sale malo el SERNAC lo ayuda y le pone abogado y le hace todo y lo orienta, pero a nosotros no, y por ser microempresarios no tenemos ese derecho según la ley de ellos y tengo que hacer algún tema  judicial de forma particular».

Figueroa remarcó que  su situación es muy difícil, debido a que debe cancelar un préstamo al que tuvo que recurrir para adquirir su vehículo, «estoy sumamente encalillado y tengo que pagar letras al banco y  no he tenido indemnización por el tiempo perdido, en que no he podido trabajar por tener el auto malo».

Cansado de soluciones  «parche»

Osciel Valdivia, socio de la Línea 44 Tierras Blancas-La Serena, quien también ha detectado en su móvil las mismas falencias que en el de Figueroa, optó por efectuar arreglos particulares las que tampoco han dado resultados positivos.

« Yo también lo compré en Gildemeister en La Serena y las fallas son idénticas se moja, en palabras simples, el filtro del aire porque escurre de alguna parte aceite del motor y también tengo el ruido fuerte, que en Covalsa no han determinado qué es, cuando uno pasa primera y  yo considero con lo que le ha pasado a don Miguel que la garantía no sirve porque él, cada vez que cumple kilometraje lo lleva y paga y  su auto se lo han desarmado entero y sigue malo, yo decidí no hacer eso, asumiendo los costos en forma particular, pero sigo teniendo el mismo problema».

Por esta situación Valdivia espera una verdadera solución final a su situación, debido a que está cansado de tener que ver por sí mismo cómo sale del problema y de ser tramitado.

«El Gerente de Gildemeister una vez me dijo que la misión de ellos es vender autos y que  nosotros tenemos que entendernos con el servicio técnico que es Covalsa y yo he ido allá un montón de veces y me dicen que aún no tiene la respuesta desde Corea, pero estamos en los tiempos de la tecnología y no en los tiempos de la Colonia, en que los barcos se demoraban meses en tener una respuesta y cuando empecé con los problemas me comuniqué con Gildemeister, a nivel central en Santiago, y recién me pude contactar en su página web en el mes de junio creo, en que me dijeron que en 48 horas me iban a responder y han pasado tres meses y no ha habido solución».

 

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingresa tu comentario!
Por favor ingresa tu nombre