Escasa producción de papayas alerta a especialistas del INIA

0
18

10En su edición del pasado viernes, Semanario Tiempo dio a conocer una delicada situación que se vive en la localidad de Altovalsol. Esta zona de la comuna de La Serena se ha caracterizado por muchos años por la producción y comercialización de las tradicionales papayas.
De acuerdo a la información entregada por José Antonio Valdés, uno de los más reconocidos productores del rubro, la producción de esta fruta se redujo en un 80 por ciento en relación al año pasado.
«Tenemos un problema muy serio y que tienen que ver con la disminución de la producción de papayas. Nosotros lo estamos achacando al cambio climático a un verano demasiado fuerte el año pasado. No lo tenemos definido científicamente pero estamos pensando en eso, tuvimos una pérdida de plantas enorme. Estamos con un 20 por ciento de la producción, es decir un 80 por ciento menos que la temporada pasada», dijo Valdés.
Para conocer de esta situación hablamos con la agrónoma del INIA y experta en frutales, Angélica Salvatierra, quien dijo conocer la situación.
«Esta temporada y el año pasado ha sido muy calurosa, pero también hay que recordar que veníamos saliendo de un problema de sequía, el árbol puede de alguna manera ir acumulando los problemas que se vienen de años anteriores y reflejarlos en un determinado momento. Sin duda, el tema climático para los papayos es un factor relevante en cómo afecta su producción. El papayo es más bien de clima fresco, humedad relativa alta, y no de estas temperaturas que estamos teniendo ahora», dijo a LA REGIÓN la experta.

PLANTAS MUERTAS

Angélica Salvatierra aseguró que es muy importante que se pueda hacer un estudio científico al respecto para evitar que las papayas desaparezcan de la zona.
«Lo primero sería partir revisando la información climática, que se ha ido modificando en los últimos años y asociarlo a los volúmenes productivos de los campos. Ahora ese huerto (de Altovalsol) yo lo conozco y las plantas no sólo no están produciendo, sino que se están muriendo. Eso puede ser mucho más grave porque indica un factor más extremo de efecto. Nosotros también hemos visto pérdidas de flores en nuestro campo que tenemos en Pan de Azúcar. Si bien el papayo para nuestra zona es un cultivo que tiene apenas 120 hectáreas, si es que las que tiene ahora es de identidad regional, entonces no podemos perder ese cultivo en la zona, como ya hemos perdido otros como los chirimoyos que cada día es más difícil encontrarlo. Pero la papaya no se puede perder. Lo más importante es hacer un estudio, conseguir financiamiento y yo espero que el Gobierno Regional o alguna instancia como esa pueda analizar la importancia de este tema», afirmó.
La agrónoma del INIA indicó que además hay un factor que podría estar alterando los niveles de producción de la papaya.
«Donde existían antes huertos de papayos, que era en los alrededores de La Serena, Alfalfares, Altovalsol, San Ramón, que eran las zonas donde se reunían las mejores condiciones climáticas de temperatura y humedad, eso se ha ido perdiendo, ha ido avanzando la ciudad hacia esos sectores y los papayos seguramente se van a tener que replegar, si es que los productores quieren irse a otros zonas donde quizás las condiciones no van a ser las óptimas», indicó.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingresa tu comentario!
Por favor ingresa tu nombre