“Esto puede ser desde un hurto o que las cajas hayan sido repartidas de una forma irregular”

0
8

alcaldeAún se desconoce el paradero de las 200 cajas de víveres, destinadas a afectados por el terremoto y maremoto del 16-S de la localidad de Tongoy, que se perdieron y jamás llegaron a destino. Al menos esa es la verdad oficial por ahora, mientras sigue en curso un sumario administrativo al interior de la Municipalidad de Coquimbo y el Ministerio Público estudia los antecedentes del caso. Pero sospechas existen.

“El día 11 de diciembre presentamos ante la Fiscalía Local de Coquimbo una denuncia por el posible delito de hurto, ante la pérdida de estas 200 cajas de ayuda a los damnificados”, señala el alcalde coquimbano, Cristian Galleguillos.

El propio jefe comunal aclara que las cajas, si bien fueron entregadas originalmente por el gobierno, a través de la Oficina Nacional de Emergencias (Onemi), eran parte del stock que mantenía el municipio en su poder desde antes de ocurrido el sismo, al interior del Estadio Techado. Datos que corroboran la impresión de que los protagonistas del hecho fueron funcionarios municipales.

-¿Qué se ha podido averiguar a través de la investigación interna del municipio?

Estas cajas se pierden el 18 de septiembre, a dos días de la emergencia del terremoto y tsunami, y apenas tomo conocimiento de la situación indico una investigación sumaria, que llega a su término en los primeros días de diciembre. El fiscal me informa y yo solicito que se realicen mayores indagaciones, para lo cual lo elevo a sumario administrativo. En ese estado se encuentra actualmente.

En forma paralela, un mes antes que algunas organizaciones sociales presentaran una denuncia ante la Fiscalía, nosotros ya la habíamos presentado.

Lo que sí hemos dicho es que apenas tengamos el resultado del sumario y que existan los méritos suficientes, vamos a interponer una querella contra quien resulte responsable.

-¿Se ha logrado establecer el modo en que se produjo este extravío?

Los detalles de la investigación no los puedo dar a conocer, porque el sumario no está cerrado; la investigación pasó a integrar el sumario administrativo. No se pueden dar los detalles de los testigos y de las personas que estuvieron involucradas en el hecho. Pero lo que sí puedo decir es que, efectivamente, las cajas salieron del lugar de acopio de la Dirección de Protección Civil, aquí en Coquimbo, hacia Tongoy, y que allá no fueron recepcionadas por el personal correspondiente.

El sumario lo que hace es establecer la responsabilidad administrativa, pero en ese tiempo había otra directora de Emergencias, la señora Mirtha Sulantay (quien ahora se encuentra jubilada). El mismo día 18, en la noche, tuvimos una sesión del Comité Operativo de Emergencia, donde yo le solicito a ella que dé un paso al costado y que su cargo lo tome don Clemente Díaz. De alguna manera, esto incide en que el fiscal me diga dónde está la responsabilidad administrativa. Las responsabilidades penales las determina el fiscal.

-¿Hubo participación de personal del municipio?

Hay responsabilidades administrativas: alguien dio la orden que salieran las cajas, alguien ordenó que el vehículo las llevara a Tongoy y alguien tendría que haber entregado en Tongoy a quien correspondía. Eventualmente, pudo entregarse las cajas a personas sin la debida identificación o tabulación. Hay que tener en cuenta que era fin de semana, cuando había una destrucción total, estaban a cargo los militares…

Por si hay una mínima duda de que pueda haber un delito, nosotros hicimos la denuncia. Pero tendrán que determinarlo la Fiscalía y los tribunales.

-De esas cajas existe registro que salieron del lugar de acopio. ¿Fueron llevadas en un vehículo municipal, o uno del Ejército, o de un particular?

Sería un vehículo municipal el que trasladó las cajas, eso es parte de la investigación.

-¿Para cuándo debiera entregarse el resultado del sumario?

Va a depender de las diligencias que se tenga que realizar, pero he dado la instrucción que se cierre a la brevedad.

Aquí no hubo una denuncia externa. Lo que hubo fue una constatación, por parte de personal municipal, en la cuadratura de las cajas entregadas. Se pesquisa internamente esta irregularidad y eso da inicio al sumario.

-¿Existe algún antecedente o sospecha que sugiera cuál pudo ser el destino de esas cajas?

No podría emitir una opinión antes de que termine el sumario. Yo soy la persona que tiene que determinar la arista fiscal dentro del sumario y las sanciones correspondientes.

Esto puede ser desde un hurto o que las cajas hayan sido repartidas a los pobladores de una forma irregular.

-¿Cuál es su sensación personal frente a este caso?

En lo personal, siempre he sido de una sola línea: tolerancia cero ante las irregularidades. Uno de mis pilares de gestión es la transparencia, así lo hemos demostrado desde que llegamos a esta municipalidad y también en mi gestión anterior, en el Hospital de Coquimbo.

En una catástrofe como la que vivimos, muchas veces los procedimientos por parte de los funcionarios no se realizan como debieran. Si aquí hay una irregularidad administrativa, se va a aplicar la sanción correspondiente.

Pero yo quiero aclarar que la gran mayoría de los funcionarios municipales trabajaron muchas horas, durante los primeros días prácticamente no dormimos; se repartió mucha ayuda, miles y miles de cajas de alimento, y obviamente cuando sucede una situación de este tipo tenemos que investigar antes de emitir un juicio. Creo que eso es lo correcto: evitar las elucubraciones, el rumor; hay una sola manera correcta de hacer las cosas y eso lo hicimos desde el primer momento.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingresa tu comentario!
Por favor ingresa tu nombre