“Hemos aprendido a vivir con VIH/SIDA”

1
14

12Fue en el año 1998 cuando Luis Zambrano fue diagnosticado con VIH/SIDA, había terminado su carrera profesional y creía que ser el dueño del mundo pues era terriblemente discriminador, y con “la cabeza llena de pajaritos”, afirmó, pues nunca pensó que el VIH/SIDA iba a llegar a su vida, ya que no estaba dentro de su contexto social. Hoy en día Luis tiene 20 años viviendo con la enfermedad y nos relata cómo fue su experiencia al enterarse de que era seropositivo.

¿Cómo se enteró que tenía VIH?
Un día decidí donar sangre de manera voluntaria, y gracias a Dios lo hice, pues eso me permitió que analizaran mi sangre y detectaran que yo era una persona viviendo con VIH. Mi proceso comenzó de manera muy extraña pues me mandaron a buscar de la Cruz Roja, porque supuestamente la sangre no era suficiente y no me decían aún qué ocurría.
Fui a la Cruz Roja y volví a tomar la muestra, pasaron dos meses aproximadamente y llegaron funcionarios del Departamento de Asistencia Social del Hospital Soótero del Río a mi casa y me dejaron una notificación, un día viernes después de tanto pensar por qué me habían ido a buscar funcionarios del hospital, asistí, recuerdo que era muy tarde para la mayoría de los médicos ya que se habían retirado y no querían atenderme; recuerdo que una funcionaria me dijo “mejor ven el lunes, pues te van a cagar la vida” nunca me voy a olvidar de esas palabras.
Luego de escuchar eso, aumentó mi curiosidad por saber qué ocurría y exigí que me atendiera un médico, y éste me dio un diagnóstico muy bruto, me tiró el papel encima y me dijo “eres víctima del SIDA” y me pidió que me retirara de la oficina.
¿Qué fue lo primero que vino a su mente, al escuchar las palabras del médico?

Quedé en blanco… pensé que estaban equivocados porque eso no era para mí, pues yo no me metía con ese tipo de gente; quedé en un pasillo del hospital súper desvalido y con esperanzas que el diagnóstico fuese erróneo; hasta que apareció una matrona quien fue la que me contuvo y me llevó a su oficina, comenzó a conversar conmigo sobre de que se trataba el virus para tratar de bajar mi ansiedad.
Mi primer temor no fue pensar en una muerte física, sino pensar en la muerte social que iba a tener, además de pensar en mis padres, mis hermanos y de cómo iba a decirles que tenía VIH.

¿Cuándo comenzó a aceptar que era una persona viviendo con VIH?

Tres meses después en diciembre del año 98, decido conversar con mis padres y hermanos, ya me encontraba bastante más tranquilo y decido integrarme a la Agrupación por la Vida del Sotero del Rio y conocí gente, lo que nosotros llamamos los pares quienes me transmitieron la información no tanto en lo clínico, sino como asumieron, cuánto tiempo se demoraron en asumir su luto, pues allí muere algo y nace el otro ser; además de informarme cuales eran los pasos a seguir para entrar al sistema público de salud para realizarme una serie de exámenes médicos.

¿Cuándo decide integrarse a la Agrupación Por la Vida, y ser parte del proyecto?

Partí integrándome al grupo de trabajo y comenzar a conocer pacientes hospitalizados que vivían con VIH y otros que se encontraban en la etapa SIDA, para mí fue súper chocante pues me reflejaba en ellos; de a poco se fueron abriendo líneas y comencé a interesarme en lo político, para poder establecer la gratuidad de los medicamentos de todas las personas que viven con enfermedad, con estas acciones logré tener resiliencia en ese momento.

¿Cómo llegas a la Agrupación Pukará?

Cuando ya sentí que estaba empoderado, comencé a ser activista para ayudar a mis pares a lograr la gratuidad en el tema de los tratamientos, así como acciones de impacto en diversas actividades; allí fue donde conocí a los fundadores de Pukará, que eran un matrimonio heterosexual que vivía con VIH/SIDA y comenzamos a trabajar en pro de todas las personas que vivían con el virus.

¿Cuáles son sus expectativas en este momento?

Hoy en día estoy concentrado en mi organización llamada Vida Más, además de participar en la conformación de la plataforma dándole un giro más radical al tema de la descentralización. Estoy involucrado en el tema de las políticas públicas como observador de ellas, haciendo incidencias, también soy parte de la mesa de participación nacional y gran parte de mi tiempo lo dedico a mi organización luchando por los derechos de las personas que viven con VIH.

La cercanía para poder generar esta sensibilización que necesitamos en la Sociedad Chilena me llevó a expresar públicamente que yo soy VIH en tratamiento, y llevo casi 20 años viviendo con la enfermedad; el año pasado, me integré a la campaña que dirigió el Ministerio de Salud y de esa manera darle credibilidad y un rostro a las personas que vivimos con VIH y que contamos con tratamiento gratuito, fue una experiencia enriquecedora para mí.

1 COMENTARIO

  1. Felicitaciones querido Luis, si
    más Luis y Luisas se atrevieran a dar la cara, hablar desde su experiencia de vida,más Chilen@s se darían cuenta de aquellos factorees socioculturales y socieconomicos del país que determinan de alguna forma el aumento del las notificaciones de VIH en Chile, el VIH/Sida es una enfermedad crónica controlable , pero que requiere de una corresponsabilidad personal, de Estado , voluntad politica y colectiva , ya que un esta epidemia mantiene estigmas, discriminación y pobreza que llevan a una muerte social que tiene su peso individual y familiar.Gracias nuevamente Luis por tu FORTALEZA.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingresa tu comentario!
Por favor ingresa tu nombre