Jefe militar: «no somos robots»

0
74

Por causas que se investigan, militar de alto rango sufrió un disparo y está hospitalizado en el Hospital de Coquimbo. El Comandante en Jefe de la II División Motorizada, Jorge Morales, a cargo de la seguridad de la Región de Coquimbo.

Ayer se experimentó la quinta jornada de «toque de Queda» decretado por el Estado de Excepción Constitucional que pesa en las comunas de La Serena y Coquimbo.
A cargo del contingente militar está Morales quién ingresó al Ejército en 1982; hoy posee la especialidad primaria de Oficial de Estado Mayor y secundarias de Montaña e Inteligencia. «Vamos a mantener el toque de queda hasta que no tengamos la certeza que los ciudadanos están a salvo y protegidos», dijo la autoridad militar.

Todos los días, el alto mando emite nuevos antecedentes de la jornada nocturna, acompañada de la Intendenta de Coquimbo, Lucía Pinto, donde efectivos militares custodian la conurbación ante eventuales nuevos hechos de violencia.

Morales reconoce que en todas las situaciones límites se producen bajas y heridos. Ayer, dio cuenta que un oficial de alta graduación (Teniente Coronel) en la noche del miércoles en Coquimbo y por causas que se investigan, recibió un impacto de bala al dispararse, de forma accidental, con su propia arma en una pierna. «Afortunadamente está fuera de peligro y hospitalizado en el hospital de Coquimbo».

Patrullajes con armamento de grueso calibre, altos niveles de estrés, la obscuridad de la noche, ataques hostiles de personas son algunas exigencias a la que está sometido el personal militar, relata Morales, dando cuenta que la institución está sufriendo los primeros signos de fatiga.

«No somos máquinas. Si fuéramos robots sería todo perfecto, pero somos seres humanos», destaca.

Por ello, Morales manifestó que poseen la facultad legal para convocar a reservistas, que en el caso especial de la región, fueron solicitados para efectuar consultas médicas, dentales y sicólogas que ayuden a atender a su personal.

Si bien los efectivos poseen una experiencia militar «altísima», agrega el general, el Ejército destinó incluso soldados conscriptos para cumplir funciones de posición secundaria, siempre al mando de un oficial de unidad. «El máximo son soldados profesionales y los soldados conscriptos, lo mínimo: han sido empleados en labores de guardia, labores logísticas, y siempre de una posición secundaria y nunca se toma la decisión, en contexto de quien manda la unidad», reiteró.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingresa tu comentario!
Por favor ingresa tu nombre