Karla Escalona, encargada de DD.HH del Colegio Médico: «En ningún caso se han terminado las agresiones…»

0
196

Presidenta del Departamento de Derechos Humanos del Colegio Médico, regional La Serena, advierte que en la región aún hay personas que han sido golpeadas «de manera severa, que han sido fracturadas, que han sido mutiladas por balas y que efectivamente han perdido glóbulos oculares…»

Efectivamente, si uno ve números, las personas lesionadas en la región han disminuido. La masividad de las marchas igual. Pero la rabia por un estado de cosas intolerable está, en suma, latente. Porque tal como asegura Karla Escalona, presidenta del departamento de Derechos Humanos del Colegio Médico, regional La Serena, «en ningún caso se han terminado las agresiones hacia civiles por parte de instituciones del Estado, sino que se han repetido, aunque afortunadamente no hemos tenido nuevos casos con traumas oculares, pero si lesiones físicas y agresiones psicológicas, tanto a menores como adultos que han denunciado esta situación»

La profesional asegura que han seguido recibiendo casos en Casa Roja y en el Colegio Médico, que es donde se realizan los informes de los lesionados, «pero lamentablemente hay personas que no han tenido tanta frecuencia en consultar y hacer las denuncias, así que hacemos un llamado a la comunidad que sufra agresiones por parte de organismos del Estado, que se acerquen y así poder denunciar, ya que todos los informes los hemos entregado de manera directa al INDH, quienes son los encargados de presentar las acusaciones al Ministerio Público».

Respecto a la negativa de las personas en no hacer la denuncia, explica que se debe al temor que existe de presentarse ante los organismos, «pues sabemos de situaciones de personas que, incluso, se sintieron amedrentadas al poder realizar las constataciones de lesiones en los hospitales, en Coquimbo principalmente, lo que ha sido una denuncia ciudadana, y que son situaciones que se han repetido a lo largo del tiempo».

Situaciones complejas

En estos cuatros meses, el rol de este departamento, reconoce Escalona, es prestar asesoría a las víctimas, «pero insistimos en el llamado a que acerquen a los servicios de urgencia a realizar la primera evaluación, porque hay personas que han sufrido agresiones más severas y necesitan ser evaluados, hacer curaciones, por tanto recomendamos que las realicen en los centros asistenciales que están acreditados, que son los servicios de urgencia de atención primaria y las urgencias de los hospitales».

Posteriormente, agrega, «desarrollamos un informe completo que no sólo evalúa la parte física, sino que también la mental y psicológica, y ese informe, si la persona lo autoriza, lo entregamos al INDH para que haga la presentación de la querella al Ministerio Público…».

Lo que más les ha llamado la atención es que en todo este tiempo «tenemos a personas mutiladas por balas y que efectivamente han perdido glóbulos oculares. También personas que han sido maltratadas física y psicológicamente de acuerdo a los relatos que ellos describen; personas que han sido golpeadas de manera severa, que han sido fracturadas, además de los dos jóvenes muertos por agentes del Estado. Por lo tanto, hemos visto lamentablemente como en esta región ha habido una fuerte represión por agentes del Estado hacia las personas que se manifiestan de manera pacífica, porque cuando la protesta es un derecho ciudadano y no un delito, los tratan como delincuentes, cuando tienen todo el derecho a manifestarse…».

Informe semanal

A partir del 10 de diciembre, y como Departamento de Derechos Humanos del Colegio Médico, reciben de manera semanal un informe que entrega el Servicio de Salud Coquimbo respecto a la cantidad de lesionados que ellos estadísticamente manejan, «y hasta la fecha de esta semana son 514 las personas que se acercaron a servicios de urgencia a constatar lesiones, cifras que nos llama la atención, porque describen que en el hospital de La Serena han consultado 358 personas, mientras que en Coquimbo solamente 97, cuando la población de ambas comunas es similar. Nos llama la atención porque muchas personas denuncian que han ido a los servicios de urgencia y que las constataciones de lesiones lamentablemente no se realizan de manera correcta, también personas que reclaman haber sido amedrentadas afuera del servicio de urgencia para no ingresar a la constatación de lesiones, y esos antecedentes los entregamos al Ministerio Público para que investigue si es que estos hechos ocurrieron sí o no».

Con Carabineros dicen no haber tenido reuniones, sí con el gobierno regional y con el Servicio de Salud, para poder abordar cómo se puede reglamentar la constatación de lesiones, «puesto que a la fecha no existía un protocolo formal en que se establezca cómo deben realizarse estas acciones, como por ejemplo si el carabinero puede estar acompañando a la persona mientras es examinado, lo que no está normado. Así que hacemos un llamado a Carabineros de que no puede estar al interior del box de atención donde una persona está siendo atendida y que no ha sido imputada como detenido. La persona no puede ser desvestida y examinada delante del carabinero, pues va en contra de los deberes y derechos que tienen los pacientes que son atendidos en un servicio de urgencia, ya que no porque sean llevados allí pierden sus derechos».

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingresa tu comentario!
Por favor ingresa tu nombre