Monseñor Donoso: «He tratado de cumplir todo, ahora no sé si todo sea perfecto»

0
16

5Hace días que se sabía que uno de estos días habría un importante nombramiento. Se sentía en los alrededores del Arzobispado. Sin embargo, la noticia del sucesor de Monseñor Donoso lo tomó por sorpresa, justo cuando se encontraba en una asamblea con 200 fieles en la Casa de Retiro El Tránsito, en calle Andrés Bello en La Serena.

La noticia de dicho nombramiento fue publicada y anunciada simultáneamente en Chile a las ocho de la mañana, hora local, dada a conocer por el portavoz de la Conferencia Episcopal, Jaime Coiro.

Monseñor Donoso ahora empezará una nueva etapa, de comenzar a organizar todo para la llegada de su sucesor: René Rebolledo, de 55 años de edad. Asimismo, Monseñor será nombrado Administrador Apostólico de la Arquidiócesis de La Serena, cargo que ocupará hasta el día en que tome posesión el nuevo Arzobispo.

¿Cómo toma la noticia del nombramiento de su sucesor?

«Esto lo tomo con tranquilidad porque se ha hecho todo un trabajo de discernimiento de quien debía venir y porque el proceso ya era un poco más largo. Y cuando se demora dos años, las cosas se perjudican un poco, entonces yo doy gracias a Dios por todo lo que he podido hacer aquí y estoy muy contento».

¿Qué opina del Obispo Rebolledo?

«Yo lo conozco, hace 12 años que es obispo, así que lo conozco de muchas asambleas, encuentros, ordenaciones. Él es un hombre que trabajó como sacerdote, párroco. Se doctoró en Roma en Teología y después fue dedicado al Seminario. Entonces, cuando me preguntaron cómo debía ser el sucesor, o sea no quien debía sino como debía, yo dije que sea un sacerdote o un obispo que haya estado a cargo de un Seminario, porque ese punto es muy importante, no solo por los seminaristas sino que también por los sacerdotes. Un director de Seminario sabe mejor tratar a los sacerdotes. También pedí que fuera del clero secular, es una persona jovial de 55 años. Espero que lo conozcan luego».

¿Cree que  usted cumplió como Arzobispo aquí en La Serena?

«Los roles son distintos según las circunstancias. Yo he tratado de cumplir todo, ahora no sé si todo sea perfecto. Hay cosas que a mí no me han resultado y a otros les resulta mejor, pero el rol de llevar adelante la diócesis, que se rearmaran las comunidades, como las bases; de haber visitado lo más posible las comunidades chicas o grandes, bueno… eso a mí me satisface mucho y también la renovación de las pastorales más específicas. Por ejemplo, ahora tenemos un buen momento en la pastoral de la cárcel, en la pastoral de los Movimientos Apostólicos, y en varias otras cosas, y eso me alegra mucho».

¿Algún hito que pueda mencionar de su labor como arzobispo?

«Yo he tratado que la Iglesia sea comunidad y participativa. El hecho, por ejemplo, que ahora estando en asamblea con más de 200 personas, y comunicarles a ellos la noticia y que sean ellos quienes lleven a sus comunidades este nombramiento, eso a mí me gusta mucho. Se ha aumentado la capacidad de participación, se han mejorado y aumentado los Consejos Parroquiales. También me alegro de haber luchado por el Seminario, aunque yo tuve siete años sin ordenaciones, fue difícil al principio. Pero el Seminario está ahora produciendo, hay tres diáconos que están listos para ordenar».

Luego de esa sequía de ordenaciones, ¿cómo ve la vocación sacerdotal en estos días?

«En estos días nosotros tenemos 13 ó 14 seminaristas, porque hay otros tres que ya egresaron del Seminario y que son diáconos a la espera de ordenarse sacerdotes. Hay una cierta sequía porque para el próximo año no viene nadie, pero hay seminaristas que se están formando y seguramente, con el entusiasmo y el interés de don René Rebolledo, esto se va a reactivar, no me cabe la menor duda. Entonces, estamos en una posición más o menos buena, nunca ha habido –según los cálculos- más de 27 seminaristas en la arquidiócesis de La Serena, ahora menos, pero comparado con la sequía actual está bueno. Hay que seguir trabajando y fuerte».

¿Qué opinión le merece el Papa Francisco?

«El Papa viene de un lugar distinto. Europa, por ejemplo, tiene las tradiciones, tiene tantos monumentos, todas las tradiciones litúrgicas, vestirse con tantos ornamentos, los nombres como excelencia, eminencia, etc.; todos tienden a conservarlo. Este Papa sencillo, de América Latina, se acercó mucho a la gente (…) La Iglesia nació de un pesebre, y este Papa está tratando de que vuelva al pesebre».

La Cruz

¿Cómo va a continuar todo lo relacionado con la Cruz del Tercer Milenio?

«A mí me parece que la Cruz, de hecho, para siempre será un signo muy importante para Coquimbo, eso es una realidad. Lo importante es que se termine, que se le dé prioridad  a la instalación del Vía Crucis. Para que la Cruz tenga un funcionamiento, llamemos religioso, necesita el Vía Crucis. Las puertas no sé por qué tienen tanta importancia».

¿Es posible una reconciliación con Ramón Bravo?

«Ahí hay un problema que está pendiente, que está en consideración del  Vaticano. A eso yo no quiero referirme, porque habrá una sentencia, está en manos superiores a las mías».

Pero continúa la prohibición de decir misa

«Él tiene prohibido decir misa pública, bendecir personas, predicar, en toda la Arquidiócesis de La Serena, pero no en todo el mundo. Eso está hecho, está comunicado al Vaticano y es así y él lo ha cumplido».

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingresa tu comentario!
Por favor ingresa tu nombre