Nada más y nada menos que en Coquimbo también está la «Quebrada del Ají»

0
205

4A menos de una cuadra de las puertas de acceso y salida  a La Pampilla, de Coquimbo, frente a calle Guacolda con Manuel Rodríguez, esta ubicada  la Quebrada del Ají, nombre que comparte con una localidad de Quillota  y que da origen al dicho popular para referirse a que un hecho es muy notorio y que puede ser apreciado hasta «la quebrada del ají».

Si bien, la denominación del sector que colinda con el Campus Guayacán de la Universidad Católica del Norte, para la mayoría de los porteños, es desconocida, su nombre ha comenzado a difundirse  en el último tiempo, al conocerse la propuesta de Nuevo Plano Regulador comunal que realiza el municipio local.

Además, en la actualidad, la organización vecinal porteña Acción Coquimbana, está solicitando a la autoridad municipal cambiar la propuesta del Plan Regulador, que está en confección, debido a que  incluye autorización para edificar viviendas en terrenos aledaños al recinto de La Pampilla, como en la quebrada en cuestión, situación que no comparten, argumentando que el área es un patrimonio de toda la comunidad.

Ante esa posibilidad, la entidad Acción Coquimbana, a través de su directiva, convocó a fines del mes de octubre, a una marcha pacífica por el centro de la ciudad, a fin de hacer patente su postura en el tema dandop a conocer que el terreno corresponde a  58 mil metros cuadrados enajenados en el año 2005 a privados.

En esa área de acuerdo a Acción Coquimbana, el Nuevo Plan Regulador contempla un equipamiento con la catalogación ZV 10, de viviendas particulares y en la cancha frente al acceso del recinto pampillero, en que  hay una faja cedida al Ministerio de Vivienda, mientras que en la Quebrada El Ají, estaría autorizándose construcciones en cinco lotes, para edificios de cuatro pisos.

Diario LA REGION, tomó contacto con una de las originales dueñas de uno de los  departamentos de los bloques mas próximos  a la Quebrada del Ají coquimbana, Sara Azola Rojas, quien dijo conocer la denominación de su entorno y que a su llegada le causó preocupación  por quedar frente a un terreno natural, sin iluminación.

 «Yo vivo desde 1980 acá y soy una de las pocas propietarias que va quedado acá, porque los demás vecinos son arrendatarios en su gran mayoría y cuando supe el nombre del quebrada, llegué con un poco de terror, sobre todo en la noche porque es grande y no hay mas casas mas allá y al fondo estaba el centro de menores y nada mas, entonces el miedo era que podían llegar delincuentes, pero uno se acostumbra y a mi y mi familia no nos ha pasado nada grave».

Debido a que la dirección de los bloques es Manuel Rodríguez con Guacolda, la vecina afirmo que la quebrada  es desconocida para el común de las personas, pero toma  con humor  el nombre desde que llego a vivir al edificio.

«Nunca digo que vivo en la Quebrada del Ají, (risas), doy el nombre de las calles de estos edificios que se llaman Roca Norte y a mi la igual que los vecinos originales nos daba risa,  pero he tenido una buena vida acá, crié a mis hijas que estudiaron en un buen colegio como es el Santa Marta y me siento orgullosa de vivir acá y le puedo decir a todos que la Quebrada del Ají si existe y está en Coquimbo», (risas).

Consultada por la posibilidad que el terreno sea vendido a empresas  para construir casas y edificios, manifestó estar en desacuerdo porque la vista natural la perdería, sumado a que el terreno esta cerca de La Pampilla, que considera un espacio de todos los coquimbanos, «no me gustaría que pasara esto a privados porque como coquimbana me gustaría que siga como parte de la Pampilla, pero lo que si pediría es que mejoraran el entorno por parte de quienes son dueños del terreno que tenemos al lado, como construir un parque o hacer un mirador, porque tenemos una hermosa vista del mar y de la universidad».

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingresa tu comentario!
Por favor ingresa tu nombre