No tengo temor en afirmar que los soldados de la droga se han tomado Tierras Blancas

0
11

ACTUALIDAD 6Angustia y desesperación, son términos recurrentes en MARINA MUSSA NAVARRO, persona conocida en círculos de dirigentes y gestión comunal en Coquimbo, madre de cuatro hijos, uno de ellos adicto a las drogas y por ello, una familia que sufre y que en su caso personal además recibe insultos y agravios.

 Traductora e Intérprete de Enlaces, con estudios en Santiago y perfeccionamiento en Estados Unidos, donde vivió 16 años. Su marido era councilman en la ciudad de Búfalo, Nueva York. Madre de cuatro Hijos.

Jalil, nacido en Carolina del Norte, se hizo adicto cuando cursaba tercero medio en el Colegio Altazor, de Tierras Blancas. No sabe en qué circunstancias ni motivación porque los demás en la familia jamás, asegura, han probado nada de aquello.

La señora es dirigenta vecinal en las Villas El Canelo y Santa Teresita. Como tal ha liderado varias batallas, no siempre reconocidas.

Su sector es la entrada de Tierras Blancas «donde está uno de los lugares más importantes de la venta de droga», asegura.

Además es integrante del Consejo de Organizaciones Civiles de Coquimbo.

«La gente me ha basureado mucho porque tengo un hijo drogadicto. Es algo muy penoso, doloroso, pero digo yo, nadie tiene derecho a decírmelo porque nadie está libre, debiéramos ser más solidarios, pero ya veo que la droga nos está ganando, a la gente no le importa el drama familiar, el dolor de una madre….».

Estos individuos que consumen, en general, es gente de una autoestima muy baja, sin personalidad, sin fuerza para decir que no.

Muchos de ellos, y esto es más grave todavía, son  niños. Yo misma he visto a niños de diez a doce años vendiendo droga en plena calle…

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingresa tu comentario!
Por favor ingresa tu nombre