Repunte sostenido en minería incide en baja cifra de desempleo: 5,6%

0
105

En el período octubre, noviembre y diciembre de 2019, cuando e l estallido social estuvo en su auge, el desempleo en la región alcanzó el 5,6%, mientras que a nivel país fue un 7%.
La tasa de desocupación del trimestre móvil de octubre a diciembre fue de un 5,6%, subiendo solo 0,1% en comparación la medición anterior, y en doce meses la estimación del total de ocupados creció 3,0%, incidida tanto por los hombres (2,7%) como por las mujeres (3,6%). Según tramo etario, el alza de la ocupación se debió principalmente al segmento de 25-49 años (7,2%).

Los ocupados crecieron impulsados principalmente por la minería (30,1%), enseñanza (16,9%) y actividades financieras y de seguros, mientras que por categoría ocupacional, destacó el incremento de los asalariados del sector privado con un 2,8%.

La tasa de ocupación informal alcanzó un 35,4%, descendiendo 1% en doce meses. Por otro lado, los ocupados informales aumentaron 0,4%, incididos sólo por mujeres (5,7%), en tanto las principales categorías ocupacionales que incidieron en el periodo fueron personal de servicio doméstico y familiar no remunerado.

Además, la tasa de desocupación fue 5,6%, disminuyendo 1,2 puntos porcentuales en doce meses, como consecuencia del mayor aumento de los ocupados (3,0%), en relación a la expansión de la fuerza de trabajo (1,8%). En tanto, los desocupados disminuyeron 15,8%, incidido mayoritariamente por quienes buscan trabajo por primera vez.

El seremi del Trabajo, Matías Villalobos, explica que la cifra del desempleo se vio influencia además en que se durante los últimos 12 meses se crearon 11.560 nuevos puestos de trabajo, «el sector productivo que mayor aportó en la contratación de personas fue la minería, con 8.740 nuevos puestos de trabajo, y es el quinto aumento consecutivo de la minería en la generación de empleos y es la tercera vez consecutiva que es el más incidente positivamente en la región de Coquimbo».

En relación al estallido social, Villalobos señala que efectivamente sí ha habido pérdidas de puestos de trabajo. «Al 31 de diciembre de 2019 teníamos que en la región de Coquimbo se habían perdido más de 3.200 puestos por necesidades de la empresa, por lo tanto, sí ha afectado en lo que fue la parte violenta del estallido social, puesto que se trabajaba menos horas al día, cerraban los locales más temprano, otros días no pudieron abrir, algunos terminaron siendo saqueados o incendiados».

Pero afortunadamente hay otros sectores productivos que siguen generando empleo y han sido capaces de absorber, ya sea personas que estaban esperando una oportunidad laboral o que estaban buscando trabajo antes, durante o después del estallido social, y que eventualmente también ha podido absorber a gente que ha perdido su empleo.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingresa tu comentario!
Por favor ingresa tu nombre