Vecinos de la población Oscar Praguer: «Estamos en un absoluto abandono»

0
1328

Después del terremoto del mes de enero sus viviendas quedaron en un estado de vulnerabilidad, y acusan que no han recibido ninguna ayuda. En su mayoría son personas que bordean los 70 años y que deben salir corriendo ante cualquier movimiento, por temor a que sus casas se caigan.

Los vecinos de la población Oscar Praguer de La Serena no están seguros de que sus casas puedan aguantar otro fuerte movimiento telúrico. Y menos una lluvia. De lo que sí están seguros es que, hasta el momento, nadie se ha acordado de ellos.

Basta hacer un recorrido por sus viviendas para respirar un aire a abandono, principalmente después del terremoto del mes de enero. Debido a esto, sus pobladores acusan que no han sido tomados en cuenta y que el gobierno debió haber decretado zona de catástrofe.

Hernán Palta, presidente de la Junta de Vecinos, dijo que «hoy estamos en un absoluto abandono, ya que la mala decisión del gobierno de no declarar zona de catástrofe afectó lo que son las viviendas de un barrio patrimonial como es nuestra población, que tiene casi 60 años de existencia y aun no tenemos ninguna solución, sino más bien un pimponeo de parte de las autoridades, que lamentablemente no nos han entregado ningún tipo de solución».

El dirigente reconoce que «venimos hablando con la intendencia, Serviu, seremi, municipio, pero la burocracia de nuestro país nos perjudica y no nos dan ninguna solución concreta a las problemáticas actuales. Hoy estamos a la espera que lleguen las lluvias y que los vecinos se mojen, que en su mayoría son personas de 70 y 80 años, que es la media de las edades de las personas que viven en esta población».

Aseguran que el casi aislamiento no los lleva a la desesperación, más bien existe resignación de que de ellos se van a acordar tarde. La asistencia oficial, dicen varios, no ha llegado. Y temen que no llegue. «Creemos que las autoridades en este momento no ven con ningún afán positivo la población Oscar Praguer, porque nos siguen postergando, y los vecinos siguen durmiendo en un sillón, siguen durmiendo mal, siguen a la intemperie mientras se les mete todo el frío y el viento por la techumbre rota del segundo piso», puntualizó.
Alberto Cortés, nacido y criado en el barrio, acusa que «las autoridades no hacen nada. En la casa de mi hermano está todo el segundo piso destruido, y el tema está en que esa casa ya no se puede habitar, pues en cualquier momento se puede caer, y vamos a tener que estar lamentando la muerte de mi hermano si continúa viviendo así. Imagínate que cuando llueva va a entrar cualquier cantidad de agua, entonces son condiciones prácticamente inhumanas en las que está viviendo la gente en esta población».

Por lo mismo, advirtió que «llama la atención que las autoridades no hagan absolutamente nada. No sé si habrá algún interés de que la gente se vaya de este lugar, quizás trasladarlos para otro sector y vender estos terrenos, que tienen una muy buena plusvalía. De verdad que no sé qué pensar. Así que hago el llamado para que simplemente las autoridades cumplan con su trabajo».

Con cada temblor, no importando la hora, deben salir corriendo por temor a un derrumbe, como cuenta la señora María, que se mantiene en calma pero molesta. Dedicada a esperar una ayuda. «En mi caso fui afectada en una de las piezas y ahora estamos viviendo todos en una sola habitación. Nos dijeron que nos iban a ayudar, pero hasta el momento no se ha presentado nadie a ver en qué condiciones estamos. Siento que estamos como abandonados desde el supuesto sismo para algunos, porque la verdad es que fue un terremoto para nosotros. Creo que la mala obra de la persona que no quiso poner zona de catástrofe a esta ciudad está bastante mal, y debería ponerse la mano en el corazón y saber cómo estamos viviendo en estos momentos, que para nosotros son críticos, porque con cada temblor, y a la hora que sea, tenemos que salir corriendo, pensando que la casa se pueda caer».

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingresa tu comentario!
Por favor ingresa tu nombre