Verduleros ambulantes esperan un mercadito para salir de las calles

0
49

Un total de 15 vendedores ambulantes, que habitualmente ofrecen sus productos en pleno centro de La Serena, lograron un acuerdo con el municipio para poder formalizarse y ofrecer sus distintas verduras en un espacio físico establecido que se encuentra en las inmediaciones de La Recova, el traslado se materializaría durante el verano. «No puede quedar nadie vendiendo verduras», enfatizó el alcalde Roberto Jacob.

El comercio ambulante no autorizado es un verdadero dolor de cabeza para las ciudades en general, y La Serena no está libre de esta condición, en donde a diario es posible ver postales del centro con una gran cantidad de vendedores ilegales en las principales arterias de la ciudad.

En las calles céntricas es posible encontrar toda clase de productos, ropa, comida, artículos de limpieza, cuidado personal, la lista es prácticamente interminable, muchos lo hacen por necesidad, pero, sin embargo, lo que beneficia a unos se convierte en un problema de espacio público que afecta al comercio establecido, a los peatones y a la ciudad en general.
Al menos una parte del comercio ambulante, los que se dedican a la venta de verduras, están próximos a salir de las calles, así lo confirmó el alcalde Roberto Jacob, quien señaló que «esto nació de una conversación que tuvimos con ellos en el centro, donde les manifesté que sí arrendaban un lugar y querían formalizarse los iba a apoyar, y que ellos no deberían estar todo el tiempo en la calle y que debían ir innovando».

«En esas condiciones las iba a ayudar con los permisos y a buscar el lugar», sostuvo.
El lugar ya fue definido, estará en calle Vicente Zorrilla, cerca de la Recova, y el municipio habló con el dueño del terreno, que actualmente está en venta, «nos dieron aproximadamente 300 metros cuadrados para que se pudieran instalar 15 stand y traten de hacer un mercadito de verduras», complementó el edil. «Eso se materializó, fueron a ver el lugar y les gustó», recalcó la autoridad comunal.

El edil aclaró que los mismos comerciantes serán los responsables de pagar el arriendo a través de la patente, «por lo tanto, nosotros les vamos a entregar todas las facilidades, porque con eso ellos salen de la calle, porque hoy en día la venta de verduras es voluminosa y la imagen que se ve no es la mejor».

«Así que ellos, en forma simbólica, cuando comiencen a trabajar, van a entregar los carros de supermercado, o sea, que van a dar una señal que sí efectivamente se están superando, que quieren trabajar de buena forma y no quieren vivir arrancando, tanto de la policía como de los inspectores, porque creo que tampoco es vida, ni para unos ni para otros», dijo el alcalde.

Jacob espera que esta nueva medida de resultados positivos, «ellos fueron a ver el terreno, les gustó, están contentos, así que creo que estamos cumpliendo con una parte que es tremendamente relevante, que es entregarle opciones para que puedan desarrollar su actividad comercial, que los beneficia a ellos y también a la gente que compra».

Presidenta de los verduleros: «Ahora somos amigos»

En conversación con María José Jiménez, presidenta del sindicato de vendedores de frutas y verduras de «los carritos», respecto al acuerdo, comentó que «nos conviene, porque van a hacer locales de frutas y verduras, un mercadito con estacionamientos, baños para los clientes, y va a ser más cómodo para nosotros, porque no vamos a tener que andar en los carros y arrancando para que no nos quiten la mercadería».

«Gracias a Dios vamos a tener todo en nuestro local y la municipalidad de La Serena nos va a ayudar en eso, porque van a poner los implementos, porque nosotros somos mujeres de esfuerzo», agregó.

El acuerdo surge luego de una jornada en donde se vieron en la obligación de protestar, donde incluso levantaron barricadas y tuvo que intervenir Carabineros, «fui una de las gestoras, porque me imaginaba lugares y ellos decían que no, después, cuando empezó el estallido social, ahí pudimos trabajar tranquilos, pero volvimos a una relativa normalidad y ahí vinieron y nos quitaron las cosas a todas y protestamos».

«Ya habíamos mandado una carta hace un mes antes a la municipalidad y ellos no nos habían ayudado en nada, no nos habían respondido», sostuvo.

La dirigente planteó que en la segunda quincena de febrero debería estar en el nuevo lugar, «antes es imposible, porque tenemos que tener recursos para comprar los toldos, equipar como para la lluvia, porque después de marzo se pone más frío y húmedo», aclaró.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingresa tu comentario!
Por favor ingresa tu nombre