Como para detenerse a escucharlo: Ha dado la vuelta al mundo tan sólo hablando de sonreír….

0
7

13Con el CEO de la Nikon, en Japón, con grandes personalidades en los Emiratos Árabes y de Dubai incluido, en potentes concursos de nivel mundial en medios televisos de Estados Unidos y en más de 42 países ha estado y recorrido Roberto Carmona, (35) profesional iquiqueño que un día de 2012, después que le robaron todas sus máquinas de un estudio de fotografia profesional que había montado y habiendo quedado sin trabajo, le hizo una mueca a la vida y comenzó a sonreír haciendo lo que realmente le hace ser feliz: captar sonrisas y a través de ellas, descubrir historias.
Roberto es un embajador de la felicidad. Ayer nos sorprendió con su visita luego que horas antes había estado con la Presidenta de la República Michelle Bachelet en un acto en el que fue distinguido.
Se acompaña de su mascota, Roby y muñeco que le regalara su hermana y que es tan famoso como él. Ahora  viaja tambien con una cámara regalada por la Nikon.
Escucharle hablar, aunque sea por breves minutos, no deja de sorprender por la madurez que demuestra a su joven edad y la profundidad con con que comparte sus experiencias.
Es que Roberto y «su ángel» ya son ciudadanos del mundo, desde que en 2013, estando en Nueva York, parado ahí en medio de la Gran Manzana, comenzó a fotografiar sonrisas de personas de las más variadas nacionalidades. Más adelante descubriría que detrás de esas sonrisas hay historias y se interesó en conocerlas… Hoy va por el mundo dictando conferencias y dejando esas invitaciones a ver la vida de otro modo.
Todo aquello lo logró gracias a que de aquel gran robo estimado en más de tres millones de pesos, solo salvó una cámara fotográfica que no había dejado en el local.
Para conquistar el mundo le ha bastado la sonrisa y así lo han entendido grandes líderes del  que se detienen a escucharle su manera de mirar la vida. «No hay fronteras ni condiciones, todos nos nos sonreímos…».
Nos muestra un libro de fotografías, instantáneas con rostros sonriendo de una calidad extraordinaria. Son sonrisas que hasta de las que hasta los propios fotografiados se sorprenden de lo que son capaces en la expresión fácil. «No me había visto nunca tan alegre»…
«Es que el mundo es hermoso y es de todos… La sonrisa es el lenguaje universal que nos conecta, nos une, nos hace sentir iguales». Sin duda un joven que no solo supo sobreponerse a un hecho doloroso en que perdió todo el esfuerzo que había puesto desde que salió de la Universidad, sino que, por el contrario, comenzó a mirar con gran optimismo la vida y eso le facilita abrir puertas, tener contactos, seguir viajando.
El embajador de la Sonrisa y su muñeco Roby vinieron a Coquimbo invitados por amigos para dictar una conferencia abierta a todo público, hoy a las 11 horas en una de las oficinas del Estadio Mundialista Francisco Sánchez Rumoroso.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingresa tu comentario!
Por favor ingresa tu nombre