Hembra de lobo fino antártico es atendida en Centro de Rescate UCN

0
13

11Un ejemplar hembra de lobo fino antártico (Arctocephalus gazella) fue recibido esta semana en el Centro de Rescate de Fauna Marina de la Universidad Católica del Norte, hasta donde fue trasladada por personal de Sernapesca, tras varar en las cercanías de caleta Talca (comuna de Ovalle). Según informó el biólogo marino y funcionario de Sernapesca, Gerardo Cerda, el animal fue encontrado muy débil y con bajo peso, apenas 32 kg en lugar de los cerca de 55 kg que corresponden a su talla. Sin embargo, precisó, en estos momentos se encuentra en recuperación, y con buena respuesta al tratamiento aplicado (hidratación, alimentación forzada y medicación antibiótica), que le administra diligentemente la voluntaria Yuvisa Torres.
Consultado al respecto, el Secretario de Investigación de la Facultad de Ciencias del Mar de la UCN, Javier Sellanes, manifestó que es muy poco común la presencia de lobo fino antártico en esta región, ya que su área de distribución habitual son aguas antárticas e islas sub antárticas, existiendo pocos registros de su presencia por el Pacifico hasta el archipiélago de Juan Fernández, y por el Atlántico, hasta Brasil.
Gerardo Cerda coincide con estas impresiones y agrega que la especie está protegida por la Convención para la Conservación de Focas Antárticas (CCAS), y por el Tratado Antártico. En Chile se encuentra en veda hasta el año 2225, de acuerdo a lo establecido en el Decreto 225 del año 1995.
Cabe recordar que el lobo fino antártico estuvo al borde de la extinción durante los siglos 18 y 19, cuando era cazado para utilizar su piel. La protección otorgada por los tratados nacionales e internacionales ha permitido que la población haya aumentado desde los años 50 a una tasa de 10% anual. Actualmente enfrenta dos grandes tipos de amenazas: naturales, representadas por predadores como orca y foca leopardo; y antrópicas (relativas al hombre), principalmente enmallamiento en redes de deriva, contaminación por altos niveles de metales pesados y contaminación por derrame de hidrocarburos y desechos marinos (trozos de redes, cuerdas, zunchos plásticos).
Desde hace años, Sernapesca mantiene un convenio con la Universidad Católica del Norte para la atención primaria y recuperación de fauna marina protegida. Este centro es uno de los pocos existentes en el país y probablemente el único de la zona norte, y allí son atendidos los animales en primera instancia, para luego ser liberados o derivados a otros lugares.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingresa tu comentario!
Por favor ingresa tu nombre