Liceano protesta parándose a tocar su violín en medio de la revuelta

0
116

En medio de las manifestaciones, bombas lacrimógenas y barricadas de este día lunes, este estudiante de segundo año medio del Liceo Gregorio Cordovez fue grabado tocando el violín y una canción que ya se convirtió en un himno eterno: El Derecho de Vivir en Paz.
Violín en mano, Abdón Alcaíno se puso a tocar. No tuvo temor de hacerlo, cuando a cuadras seguían las protestas entre carabineros y manifestantes.

Iba en dirección a su casa «cuando me sentí con muchas ganas de hacerlo y compartir con los demás un poco de música», cuenta este estudiante de segundo año medio del Liceo Gregorio Cordovez, que este día lunes, desde una vereda de calle Cienfuegos, frente al Museo Arqueológico en La Serena, hacía que el sonido de su violín ganara un espacio entre las bombas lacrimógenas y las barricadas.

Aún vestía de uniforme y su familia, especialmente su madre, no sabía que esa altura su hijo de 15 años tocaba «Gracias a la Vida», de Violeta Parra; «El Pueblo Unido Jamás será Vencido», de Quilapayún; y «El Derecho de Vivir en Paz», de Víctor Jara, tema que se ha transformado en el himno de la resistencia a la represión policial y militar que se ha visto en medio de las manifestaciones por el estallido social en el país.

«Iba caminando y con todas las bombas lacrimógenas y la represión, me sentí con muchas ganas de querer compartir con los demás un poco de música, ya que los veía bajoneados por todo lo que está ocurriendo a nivel nacional. Y en ese sector justamente la gente estaba tomando locomoción y se notaba que estaba cansada, desanimada, y por eso quise compartir un poco de lo que hago, que es tocar el violín. Así que cuando llegué a esa esquina me decidí a sacarlo y no puse el estuche en el suelo para ganar un poco de dinero, que quede claro, simplemente quise compartir con la gente lo que hacía, y si bien en algunas ocasiones me equivocaba un poco, debido a los nervios, valientemente tocaba todos los temas que han causado un impacto en la gente», relata.

En medio de esos acordes de esperanza, Juan Rojas caminaba por ese lugar y se detuvo para grabarlo.

«Un caballero me grabó y no pensé que fuera para tanto, pero el video se ha hecho viral y ahora hasta una entrevista me hicieron», ríe y agrega que si bien tuvo serenidad para no parar, si reconoce que en un momento sintió temor.

«En un momento estaba tocando y apareció un montón de carabineros y de verdad que me asusté bastante, porque es controversial que pasen más de 10 carabineros antimotines y un joven tocando violín sin mayor resguardo. Pero me decidí a seguir tocando y en el instante en que me miraron, yo también los miré y seguí tocando».

Un himno eterno…
A los 11 años despertó la pasión por la música y estando en el liceo supo que había una orquesta y así, con el tiempo, y de manera paulatinamente, «me fueron aceptando y comencé a participar de la orquesta, así que hasta el momento todo ha sido genial», precisa el joven, que ya el miércoles 31, en la marcha que estuvo marcada por los disfraces, de la nada sacó su violín y tocó música.
«Me puse a tocar y lo hice para llamar la atención, pero para que supieran que un joven estudiante de la secundaria podía manifestarse, protestar y sentirse participe de toda la conmoción y del conflicto nacional que hoy tiene Chile, así que me enorgullece realizar gestos como este».

Su madre, advierte Abdón, teme por su seguridad. Pero también sabe que debe manifestarse como la mayoría lo hace en todo el país. Y por eso cuando supo que había un video donde salía su regalón tocando, lo abrazó y lloró junto a él.

«A mi madre no le agrada mucho que esté protestando, pero es por temor a que me pueda pasar algo, entonces cuando llegué este lunes tarde a mi casa y le mostré el video que ya estaba en las redes sociales, me abrazó, se puso a llorar y me felicitó. Me dijo que había sido un acto bien valiente ponerse a tocar cuando a unas cuadras seguían manifestándose. ¿Sabe? No me arrepiento y me pregunto: ¿Qué mejor manera de expresarse, que un músico interpretando una canción que se convirtió en un himno eterno, como el Derecho de Vivir en Paz?».

Como el pianista

Juan Rojas venía de su trabajo, incluso sorteando algunas barricadas que había en diferentes lugares del centro, cuando llegando a calle Cienfuegos con Gregorio Cordovez, se encuentra de frente con Abdón.

«Y me sorprendí mucho, porque había un grupo de personas con palos y fierros a unos metros discutiendo con otros jóvenes, y al lado se encontraba este joven tocando el violín. La primera imagen fue la del pianista, la película, cuando el protagonista está tocando piano y la ciudad se está destruyendo. Y de verdad que sentí eso, que nuestra ciudad se estaba destruyendo en ese momento, pero que a la vez se reconstruía hermosamente con los arpegios de este joven desconocido, así que por eso decidí grabarlo», sostiene.

Avisa Rojas que el video en cosa de minutos se viralizó «porque el signo que muestra este joven, además de la alegría y rebeldía, es completamente de esperanza, de un mundo mejor, fraterno y humano. Si cuando me subí al colectivo pensé que había presenciado un hecho quizás pequeño, pero a la vez gigante, histórico, así que felicito su valentía».

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingresa tu comentario!
Por favor ingresa tu nombre