Nueva mirada a lo ocurrido en Vicuña evidencia una gran tragedia

0
5

El estanque que se rompió tenia dimensiones de una cancha de fútbol, por diez metros de alto promedio. Treinta mil metros cúbicos que en un abrir y cerrar de ojos, arrasaron con lo que encontraron a su paso.

Ocho modestas casas, autos, tractores, plantaciones, caminos, todo quedó destruido cuando las paredes del estanque cedieron. Se hacían trabajos de mejoramiento del pequeño embalse, cediendo sus murallas.

Esto ocurrió el miércoles al mediodía en El Arenal, cerca de Vicuña, en el predio de la familia Aguirre, dueños del pisco ABA.

Ayer las autoridades locales y vecinos prestaban ayudas a los 24 damnificados  Algunos quedaron ubicados en residenciales y otros en casas de familiares o amistades.

El futuro es incierto. No está claro si habrían seguros que cubran tanto daño. En tanto, mujeres, niños, adultos y trabajadores que quedaron sin su vivienda, esperan una respuesta. Felizmente una oportuna señal, alertó a los vecinos y no hubo desgracias personales.

Hasta ayer todavía se trabajaba en inventariar las perdidas que son cuantiosas. Lo propio hacían entidades policiales y judiciales.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingresa tu comentario!
Por favor ingresa tu nombre