Riego con vasijas de greda, nueva técnica que promete un gran ahorro de agua

0
224

Cuatro fueron las vasijas, elaboradas en Pomaire, que el Instituto Interamericano de Cooperación para la Agricultura entregó a INIA Intihuasi, con el objetivo de que fueran instaladas en la unidad demostrativa del proyecto «Valorización de residuos orgánicos domiciliarios a través de huertas urbanas».

Economía circular y sostenibilidad, son los conceptos principales del proyecto «Valorización de residuos orgánicos domiciliarios a través de huertas urbanas», ejecutado por el Instituto de Investigaciones Agropecuarias INIA Intihuasi y financiado a través de un Fondo Nacional de Desarrollo Regional FNDR del Gobierno Regional de Coquimbo.
Y es que con los residuos orgánicos domiciliarios se elabora compost y vermicompost para el cultivo de vegetales, evitando que estos residuos terminen en los vertederos, rellenos sanitarios o microbasurales, y generando, a su vez, suelos de calidad.
Como parte del compromiso del proyecto por mejorar la eficiencia en el uso del agua, serán validados, en la huerta urbana demostrativa ubicada en el Centro Regional de Investigación INIA Intihuasi en La Serena, cuatro vasijas de greda que fueron entregadas al proyecto por el Instituto Interamericano de Cooperación para la Agricultura (IICA).
«Compartimos un poco esta tecnología de vasijas de greda para generar economía circular, ya que las vasijas son sustentables, ocupan la mitad de agua que un sistema de riego por goteo, se pueden utilizar aguas grises, aguas de reúso y es una alternativa para producir hortalizas en agricultura urbana y periurbana. El INIA, con sus investigadores, va a estudiar un poco más el sistema, ver las utilidades y compartir con la comunidad local», indicó Hernán Chiriboga, representante del IICA en Chile.
Ignacio Valenzuela, ayudante de investigación del proyecto de INIA, explicó que normalmente en las huertas urbanas se trata de cultivar en pequeños espacios, en camas de cultivo, por lo que no cuentan con sistema de riego por goteo. «No tenemos un sistema de riego tecnificado, por lo cual regamos con regadera. Con las vasijas de greda, que se colocan dentro del suelo y se cubren con el suelo, podemos entregar lentamente el suministro de agua a las plantas, las raíces empiezan a requerir el agua y el agua va saliendo lentamente hacia afuera», manifestó el profesional, agregando que el agua dura aproximadamente una semana en cada vasija, si es que los bancales se encuentran dentro de un invernadero.

Tecnología económica y sustentable
Según expresó Chiriboga, el uso de las vasijas ha demostrado ser exitoso en varios países, «la hemos utilizado en Brasil, Paraguay y ahora en Chile. Estamos en 14 comunas, probando esta tecnología de agricultura familiar, que es barata y sustentable, y que queremos que se masifique para que la gente produzca sus hortalizas en su casa, en su jardín, en su terraza, y mejore la seguridad alimentaria y la gente se reencante con hacer agricultura en sus casas».

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingresa tu comentario!
Por favor ingresa tu nombre