Ex capitán Luengo en picada contra Yáñez: «Es un cobarde que dejó caer a sus Carabineros»

0
20

El ex oficial, hoy condenado por apremios ilegítimos y falsificación de instrumento público, en el marco del estallido social, sigue esgrimiendo que es inocente y que decidió no ir a juicio por temas personales (la muerte de su madre y su hijo). Acusa al general director de la institución de ser un «mentiroso», ya que sabía lo que estaba ocurriendo en la calle durante el 18-O, además, él habría permitido el uso de balines mortales durante los primeros días de protestas y silenció a quienes quisieron denunciarlo.

«Es una inmoralidad que siga». Con estas palabras, el ex capitán Ricardo Luengo, califica el hecho de que el General Director de Carabineros, Ricardo Yáñez, continúe en el cargo, pese a estar acusado y próximo a ser formalizado por delitos asociados a violaciones a los Derechos Humanos durante el estallido social.
Cabe señalar que Yáñez hoy está en el ojo del huracán, luego que su símil de la PDI también enfrentara a la justicia por filtrar información reservada.

Apoyo que se diluye

En particular, al actual General Director de la institución uniformada, se le acusa por eventual responsabilidad de mando y omisión en apremios ilegítimos ocurridos en el 18-O -cuando era director nacional de Orden y Seguridad- y los fiscales Xavier Armendáriz y Ximena Chong han anunciado que será formalizado el 7 de mayo. En el intertanto, está siendo fuertemente cuestionado, y pese a que aún cuenta con el apoyo del Ejecutivo, pareciera ser que este apoyo se va diluyendo a medida que pasan los días.

«Yáñez miente»

Cabe señalar que uno de los que declarará en contra de Yáñez es el ex capitán de Carabineros Ricardo Luengo, quien trabajaba en Coquimbo durante el estallido. Luengo también fue inculpado por violaciones a los Derechos Humanos y, de hecho, fue condenado por apremios ilegítimos y falsificación de instrumento público, cargos que aceptó, dice, sólo por un tema personal, ya que no estaba en condiciones psicológicas de enfrentar un juicio tras la muerte de su madre y su hijo. Sin embargo, hoy se declara inocente de los cargos y mantiene una querella contra sus acusadores por adulterar la prueba que sirvió para que fuese condenado.

«Nos dejó caer»

Lo que Luengo espera, es que la Fiscalía de La Serena revise su causa, para poder «demostrar su inocencia», y se revoque el fallo. De esta forma, considera, se haría justicia, ya que tanto él, como otros carabineros del país, fueron inculpados y dados de baja inmediatamente por la institución sin siquiera esperar que se llevara a cabo su proceso. En ese sentido, Luengo enfatiza en que Yáñez, «nos dejó caer a todos. Daba las órdenes a los que estábamos en la calle, mientras él estaba en una oficina tomando café. Ahora dice que no sabía lo que estaba pasando respecto de uniformados que habrían violado los Derechos humanos, pero es una gran mentira, porque desde el día uno, desde todas las comisarías del país se le informaba de la situación, respecto de si había civiles heridos, carabineros heridos, etc… pero él nunca hizo nada, por eso a mí me parece una inmoralidad que diga que no sabía nada», dijo Luengo.

«Yáñez quiso silenciarme»

Luengo, como ex oficial, asegura que en su minuto denunció lo que estaba ocurriendo en la calle respecto a las municiones que estaban siendo utilizadas, puesto que a ellos les habían dicho que eran balines de goma, y posteriormente se descubrió que eran mayormente de metal y que podían ser mortales. De todo lo anterior, Yáñez tuvo conocimiento, pero habría intentado encubrirlo, según Luengo, y en ese contexto fue que se realizaron «montajes» para llevar al ex capitán a la cárcel, de acuerdo a lo que él señala. «Los Carabineros salíamos a la calle y no sabíamos lo que estábamos disparando y esto por la negligencia de Yáñez. Si aquí lo que ocurrió es un tema muy grave, porque una vez que se descubre, se empieza a cortar el hilo por lo más delgado».

«Nos dejó solos»

El ex capitán siente rabia e impotencia al ver cómo Yáñez utiliza todo el aparataje del Estado para defenderse jurídicamente y no caer, «siendo que dejó caer a todos sus subalternos, traicionándolos como Judas. Ni siquiera nos prestó colaboración en lo legal, y lo primero que hizo fue darnos de baja a todos los que fuimos denunciados, sin que siquiera existiera una condena, cuando nosotros estábamos haciendo lo que el alto mando nos ordenaba, entre ellos Yáñez», sostiene Luengo, quien, a su vez, no se explica cómo puede haber una persona tan desleal. «Si tú eras así con quienes cantas el mismo himno, luchas por el mismo objetivo y están a cargo tuyo, debes protegerlos, pero él no lo hizo. Sin embargo, cuando le llega el turno a él, utiliza todo lo que tiene alrededor para defenderse de algo que él mismo sabe que sí hizo, porque sabía lo que estaba pasando, sabía de las municiones y no hizo nada por detenerlo, de hecho, como a mí, intentó silenciarnos cuando quisimos denunciar», finaliza Luengo.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingresa tu comentario!
Por favor ingresa tu nombre