En casos distintos: Detectives quedan en prisión preventiva y autor de homicidio en libertad

0
11

policial2En la primera audiencia de revisión de la prisión preventiva contra dos funcionarios de la PDI, formalizados por varios delitos el pasado 13 de septiembre junto a otros 7 policías, el juez titular Rubén Bustos Ortiz decretó mantener esta medida cautelar a J. M. E. D. y Y. W. B. B.; que deberán seguir cumpliendo en el cuartel de la PDI en La Serena y Ovalle, respectivamente.

El magistrado explicó que la prisión preventiva es proporcional a los delitos por los cuales fueron formalizados y que ambos policías constituían un peligro para la sociedad, enfatizando que habían transgredido varias normas legales como los Artículos 93, 195, 89, 70 y 132 del Código Procesal Penal, el Artículo 19 de la Constitución Política del Estado de Chile y la Convención Latinoamericana de Derechos Humanos.

Además sostuvo que «todo funcionario público tiene una investidura que le obliga a mantener un comportamiento superior a cualquier ciudadano medio».

También afirmó que los nuevos antecedentes sociales y profesionales expuestos por al abogado defensor Carlos Silva, no desvirtúan el concepto de peligrosidad social de los dos imputados.

Finalmente ordenó que se oficiara al director regional de la PDI, a fin de que informe si el cuartel de la institución en Ovalle es apto para mantener en prisión preventiva al funcionario Y. B. B. De no ser así el imputado deberá cumplir la prisión preventiva en el cuartel en La Serena.

Esa audiencia había sido solicitada por la defensa de ambos imputados con la finalidad de revisar la prisión preventiva, presentando nuevos antecedentes sociales y profesionales que apuntaban a desvirtuar el concepto de peligrosidad social de los policías; tesis que fue refutada por los fiscales Eduardo Yáñez Muñoz y Claudio Correa Morales, manifestando que dichos antecedentes no alteran las circunstancias que ameritaron la prisión preventiva el 13 de septiembre, e incluso dio a conocer antecedentes negativos de ambos imputados en sus hojas de vida profesional.

Homicidio El otro caso

En la segunda audiencia de formalización de la investigación contra Horacio Olivares Araya (67), por el delito de homicidio simple perpetrado el día sábado contra Héctor Conejero Panitrú (39), el Juzgado de Garantía decretó la libertad del imputado y su respectiva sujeción a las medidas cautelares de firma quincenal en la Quinta Comisaría de Carabineros y el arraigo regional (prohibición de salir de la Región de Coquimbo).

Además fijó un plazo de 45 días para la investigación.

El fiscal Andrés Gálvez Kelly había solicitado firma semanal en Carabineros y arraigo comunal (prohibición de salir de la comuna de Vicuña); medidas que fueron rebatidas por el abogado defensor Claudio García Huerta, quien pidió al juez las medidas de firma quincenal y arraigo regional las cuales fueron finalmente decretadas. Se consideró para ello que el imputado entregó todos los antecedentes de los hechos y no registra antecedentes penales.

En la formalización de la investigación el fiscal informó al tribunal que el delito ocurrió alrededor de las 12:45 horas del día sábado cuando el trabajador agrícola antes mencionado, junto al dueño del predio (Juan José Abdala Zamora), sorprendió a Héctor Conejero sustrayendo paltas en su interior. Durante un forcejeo, en que la víctima trató de arrebatarle la escopeta doble cañón calibre 16, ésta se disparó contra la cavidad torácica derecha, hiriendo de muerte a la víctima.

El persecutor explicó que el informe preliminar de la autopsia de la víctima precisa que la causa de muerte fue una herida torácica por perdigones de tipo mortal y que el informe balístico seré remitido por la PDI durante la presente semana. Agregó que el arma está inscrita a nombre del padre del dueño del predio, pero no especificó si el imputado tenía autorización para portar armas. También manifestó que el trabajador agrícola había sorprendido dos meses atrás a Héctor Conejero, sustrayendo manzanas desde el mismo predio.

Cabe señalar que este homicidio ocurrió en el fundo Quinta María, ubicado en el kilómetro 64 de la ruta internacional, sector San Isidro, distante sólo un kilómetro de la ciudad de Vicuña.

El cuerpo sin vida de Héctor Rodrigo Conejero Panitrú, alias «el Gato», fue trasladado ayer  hasta Curacautín, su ciudad natal, por sus familiares quienes le darán la cristiana sepultura respectiva.

 

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingresa tu comentario!
Por favor ingresa tu nombre