En libertad queda chofer de bus donde murieron cuatro pasajeros

1
31

8El chofer de Tur Bus que iba a cargo de la máquina que se accidentó el lunes cerca de Ovalle, fue formalizado en la investigación por la fiscalía por cuasidelito de homicidio y cuasidelito de lesiones graves, menos graves y leves que provocó a otros 51 ocupantes.
F.G.G., de 39 años, llegó vistiendo el chaleco amarillo de imputado a la sala del Juzgado de Garantía de Ovalle.
La Jueza Carolina Rojas, dispuso que la prensa sólo lo identificara con sus iniciales. El conductor que reside en Talca y que fue defendido por el abogado particular Cristián Parada, entregó cabizbajo y con un tono de voz calmado, los datos personales que le solicitó la magistrado, escuchó la formalización en la investigación realizada por el fiscal jefe de Ovalle, Rodrigo Gomez.
El persecutor penal basó la acusación en el informe policial que indica que a las 4:42 horas del lunes, el imputado, conducía el bus que había salido desde Santiago con destino a La Serena placa DL PW22, número 2354, por la Ruta 5.
En esos instantes siguiendo con la formalización, al llegar a la altura del kilómetro 332, cerca del puente El Teniente, al enfrentar una curva, el conductor perdió el control del volante, de acuerdo a dos declaraciones que realizó ante la policía y el Ministerio Público, debido a que sufrió dos «pestañeos».
Sin control, el bus volcó en un desnivel a la orilla del camino, causando el deceso de cuatro pasajeros, la menor Karelia Diaz Cifuentes, que venía desde Talca para pasar vacaciones con su madre en Coquimbo; Juan Penchulef Orellana, de 46 años que provenía de Santiago; Andrea Carrasco Fierro, de 42 años que venía a vacacionar en la región; e Ignacio Canales Espinoza de 16 años, con residencia en la Región Metropolitana, que también venía de visita a la zona.
Además, 51 ocupantes de la máquina, incluidos un auxiliar Ángelo Torres que perdió su brazo derecho y el chofer de reemplazo, sufrieron heridas menos graves, graves y leves .
Cautelares

Concluida la formalización el fiscal Gómez solicitó, en vista que F.G.G.,que tiene 10 años de experiencia en locomoción colectiva sin registrar faltas y no cuenta con antecedentes penales, solicitó las medidas cautelares de reclusión nocturna domiciliario y arraigo nacional, para impedir que vuelva a conducir mientras dura el proceso.
Sin embargo, el abogado Parada, rebatió la petición, aduciendo que la formalización es por cuasidelitos y no delitos.
La Magistrada Rojas, acogió la tesis de la defensa, argumentando que en virtud de que el conductor no tiene antecedentes, su libertad no es un peligro para la sociedad, por lo que le aplicó las medidas cautelares de arraigo nacional, firma quincenal ante la fiscalía de Talca donde tiene domicilio, otorgando un plazo de 200 días para que el Ministerio Público indague.
Concluida la audiencia, F.G.G., fue puesto en libertad, es así que al salir del Juzgado acompañados de familiares, incluida una hermana, la que a través de los medios de comunicación, pidió perdón a nombre de sus parientes a las familias de los fallecidos y los heridos, aduciendo que siempre admitió haberse quedado dormido y que era primera vez, que perdía el control de un vehículo de locomoción colectiva por esa causa, a pesar de la experiencia de años que tiene en el rubro.Los cuatro lesionados más graves del volcamiento, evolucionan positivamente a los tratamientos de los doctores tratantes de la Clínica Elqui y los hospitales San Juan de Dios de La Serena y Antonio Tirado de Ovalle.
El auxiliar del bus Angelo Torres Silva, que trabaja en Tur Bus desde el año 2012, luego del accidente fue derivado al hospital de Coquimbo, donde fue intervenido quirúrgicamente para amputarle el brazo derecho en vista del severo daño que sufrió su extremidad.
Una vez que fue estabilizado en la unidad de post operatorio, en la noche del mismo lunes, fue derivado a la Mutual de Seguridad de La Serena, recinto desde el que fue trasladado a la Clínica Elqui de la capital regional, donde quedó internado estable, por lo que hoy sería llevado a un centro de salud de Santiago donde vive.
Enrique Román de 52 años, que también fue atendido en Coquimbo, recibió tratamiento por fracturas intercostales y lesiones en órganos del tórax, cuadro por el que el lunes también fue enviado a la Clínica Elqui, donde quedó en observación con pronóstico reservado.
En el hospital de La Serena permanece Sebastián Mardones, operado por traumas oculares que comprometen su visión, por lo que sigue bajo tratamiento en la unidad de Cirugía con diagnóstico grave.
Mismo cuadro es el que presenta un pasajero varón adulto, internado por una fractura maxilofacial en la Unidad de Tratamiento Intensivo, UTI, del hospital Antonio Tirado de Ovalle, en el que estaba conectado a ventilación mecánica.
Por otra parte dos niños, hijos del periodista de radio ADN de Santiago, Juan Guerra, tras quedar estables luego de recibir los cuidados médicos en el recinto hospitalario de Ovalle, serían trasladados a una clínica de la Región Metropolitana.
Los otros 47 lesionados, fueron dados de alta el mismo lunes desde los tres hospitales luego de ser atendidos por heridas leves.

1 COMENTARIO

  1. Es indignante saber que cuatro personas resultaron muertas por la negligencia del chofer y más de 40 heridos, sin embargo él se va a su casa con su familia. Hay niños que quedaron sin su madre, que nunca la volverán a ver, pero el chofer solo dice “me quede dormido”, ni siquiera pide perdón por lo ocurrido. Metros antes había una zona de descanso, donde podría haberse detenido y solicitar al chofer de reemplazo el cambio, pero no lo hizo, no fue responsable con la vida de los pasajeros que transportaba. A dos años de este accidente, TUR BUS sigue funcionando, el chofer sigue con su vida y para nuestra familia la vida cambió para siempre. Que pena el sistema legal chileno.

    Probablemente pronto sabremos de un nuevo accidente de TUR BUS y nadie hace nada.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingresa tu comentario!
Por favor ingresa tu nombre