3.000 personas llegaron a despedir a Diego Fernández

1
13

13El Colegio Gerónimo Rendic de La Serena estaba lleno de globos blancos, era su forma de despedir al estudiante Diego Fernández Villalobos del 2 medio A, que falleció el jueves, en una clase especial de educación física en el Parque Gabriel Coll.

Globos blancos

En el patio del colegio, el mismo que muchas veces lo vio correr, se instaló la capilla ardiente, en la que sus compañeros montaban guardia de honor en un estricto silencio, que sólo era interrumpido por las lágrimas.
A los pocos metros, sus padres recibían el abrazo de jóvenes, apoderados y profesores, que buscaban las mejores palabras para poder ayudarles a mitigar su dolor. Ese dolor que se notaba en el aire y que sienten también todos los que compartieron con él.
Nadie quería explicaciones de lo ocurrido, era el momento de decir adiós  a un amigo, a un buen compañero y a un deportista de lujo que más de una vez defendió orgulloso los colores de su colegio.
El arzobispo de La Serena, monseñor René Rebolledo, fue el encargado de la misa de despedida y de alguna forma impartir el consuelo de Dios.
«Creo que ninguno de nosotros podrá imaginar el dolor de sus queridos padres y de su familia, sólo cuando recordamos la partida un ser muy querido para nosotros como puede ser la mamá o el papá, podemos calcular del dolor en este día. Pero no están solos, están con esta familia, todos los que los estamos acompañando aquí y tantos otros que se unen a la distancia en la plegaria y en la oración», dijo monseñor.
Mientras se desarrollaba la misa, era evidente el dolor que sentían sus compañeros, que miraban incrédulos la escena.
Un muro especial se utilizó para que los que desearan dejaran un post it, con un mensaje para Diego.
En tanto, lo más difícil se vivió pasada las 13 horas cuando el cortejo se dirigió al Cementerio General de La Serena, para acompañar a este estudiante y deportista a su última morada.
El colegio anunció que este lunes suspenderá sus actividades académicas.

1 COMENTARIO

  1. El cielo esta feliz, un angel ha vuelto a casa, y lleva con el un certificado que acredita que repartio cuanto amor pudo y que dejo una sonrisa a cada persona que lo vio pasar por su retina, ese angelito debe estar muy feliz porque se fue con su tarea cumplida.. AMAR A SU PROJIMO COMO A SI MISMO. Ahora su tarea es descanzar en la paz que le brindara la compaÑia de DIOS.
    MIL Y UN ABRAZITOS POR SIEMPRE MI DIEGO…

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingresa tu comentario!
Por favor ingresa tu nombre