10 involucrados Amenazan a víctima del «caso detectives» y ayer hubo audiencia de preparación del juicio en Vicuña

0
13

9Una de las víctimas de los cuatro casos en que están imputados diez detectives que pertenecieron a la BICRIM de Vicuña, fue amenazada de muerte en la tarde del día domingo 2 de marzo. Se trata de C. V. D. quien fue abordado afuera de su casa por sujetos que se movilizaban en un automóvil Chevrolet color blanco y quienes lo amenazaron con que «no pasaría del viernes 7 si persistía en declarar en el juicio oral contra los detectives».

La amenaza fue denunciada en la Quinta Comisaría de Carabineros y la fiscalía solicitó protección policial al joven quien vive en un sector del radio urbano de la capital elquina, iniciando además una investigación al respecto.

Esta situación fue expuesta por el fiscal Eduardo Yáñez Muñoz, al término de la extensa audiencia de preparación de juicio oral realizada ayer viernes en el Juzgado de Garantía de Vicuña.

En dicha audiencia, que se desarrolló durante todo el día, se expusieron y debatieron las numerosas pruebas periciales, documentos y una lista de testigos que supera las 60 personas. Entre los testigos figuran un fiscal, dos jueces, dos ex comisarios de la Bicrim, dos médicos, varios carabineros y detectives de la Bicrim de Vicuña, de la PDI de La Serena y del Departamento Quinto de la PDI de Santiago. Por tanto se espera que el juicio oral, que se realizará en los próximos meses en el Tribunal Oral en lo Penal de La Serena, dure varias semanas debido a que son cuatro hechos donde se habrían registrado varios delitos y por la gran cantidad de testigos, documentos y pruebas que deberán debatirse ante la presencia de los jueces.

La audiencia fue presidida por el juez Rubén Bustos Ortiz y con la presencia de los diez detectives, los fiscales Eduardo Yáñez Muñoz, Claudio Correa Morales y Elizabeth Guajardo Labraña; los abogados defensores Eric Astudillo, Carlos Silva y Roberto Pizarro Mora. También estuvieron presentes los abogados querellantes del Consejo de Defensa del Estado (C. D. E.), Sergio Vásquez Díaz, y del Instituto Nacional de Derechos Humanos, Carla Contreras Sacre.

En este emblemático caso hay diez detectives imputados por 31 delitos, como detención ilegal y arbitraria (16), apremio ilegítimo (9), abuso a particular (3), falta maliciosa a la verdad (2) y un allanamiento ilegal. Los hechos ocurrieron en la comuna de Vicuña en cuatro fechas distintas del año 2010.

Dos de los diez funcionarios policiales permanecen en prisión preventiva en los cuarteles de la PDI de La Serena y Ovalle; cuatro están sujetos a las medidas cautelares de arraigo nacional y firma mensual; uno con firma quincenal y arraigo nacional; y otro con firma bimensual y arraigo nacional. Además están con prohibición de acercarse a las víctimas. Dos policías están sin medidas cautelares.

Procedimientos policiales

El primero de ellos, ocurrido el 25 de marzo del 2010, los detectives ingresaron a una casa de arriendos ubicada en calle Yungay y detuvieron a tres sujetos, incluyendo una menor de edad, como presuntos autores de un robo en lugar no habitado. Los dos varones fueron golpeados en el cuartel policial a fin de que dieran información sobre tráfico de drogas. A uno de ellos le colocaron una bolsa en la cabeza. Por este caso los policías fueron formalizados por 3 delitos de detención ilegal y arbitraria y dos delitos de apremio ilegítimo. En la ocasión el fiscal mostró parte de la grabación de la audiencia donde los detenidos denunciaron ante el juez los apremios ilegítimos (tortura).

El segundo procedimiento sucedió el 30 de marzo del mismo año en la Ruta 41 con el acceso a Andacollito, cuando los policías detuvieron a dos jóvenes por porte de 7 papelillos de marihuana y fueron llevados hasta el cuartel donde a uno de ellos lo obligaron a realizar una transacción de droga con su proveedor en el sector Lourdes. Uno de los detectives le entregó la suma de $10.000 para que comprara marihuana en una casa de ese sector rural, sin autorización de la fiscalía local, usando al detenido como un agente encubierto. Por este motivo es que el Ministerio Público, formalizó a uno de los policías por el delito de tráfico de drogas en pequeñas cantidades. Horas más tarde los policías regresaron al lugar y efectuaron un allanamiento en que detuvieron a tres sujetos (un padre y dos hijos), causando daños en la vivienda, decomisando especies que no fueron entregadas a la fiscalía y luego golpearon a dos de los detenidos. Por este caso el M. Público formalizó a los detectives por 4 delitos de detención ilegal y arbitraria, 2 delitos de apremios ilegítimos, un delito de allanamiento ilegal y un delito de falta maliciosa a la verdad (mintieron a la fiscalía local).

El tercer procedimiento se registró en junio del 2010 en la esquina de las calles Carrera con Gabriela Mistral, donde los detectives detuvieron a seis jóvenes por supuestos daños al vehículo de un funcionario, procediendo a golpearlos en la vía pública y luego en el cuartel. Uno de ellos fue amenazado con un arma de fuego en la boca y a otro le dieron un piedrazo en la cabeza. Además dos de ellos fueron obligados a desnudarse. Por este caso el M. Público formalizó  a los policías por 6 delitos de detención ilegal y arbitraria, 5 delitos de apremio ilegítimo y un delito de falta maliciosa a la verdad.

El cuarto procedimiento ocurrió en septiembre del 2010 en un Avenida Las Delicias, sector poniente, cuando los policías interceptaron un vehículo y obligaron a descender a tres jóvenes, uno de ellos un menor de 14 años, a quienes luego obligaron a desnudarse con los genitales a la vista y luego fueron llevados al cuartel policial donde de nuevo los obligaron a desnudarse y a realizar el aseo de los calabozos y a firmar una acta donde se indicaba que ellos no tenían problemas con la PDI. Por este caso el M. Público formalizó a los policías por 3 delitos de detención ilegal y arbitraria y por 3 delitos de abuso a particular.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingresa tu comentario!
Por favor ingresa tu nombre