Museo Solar de los Madariaga: Un fascinante vistazo al pasado

0
21

ACTUALIDAD4Construida en los años ´70 del siglo 19, esta casa-museo será distinguida por el Municipio de Vicuña con ocasión del 192 aniversario de la ciudad que se celebrará este viernes 22 de febrero a las 19:00 horas en la plaza de armas.

Esta antigua casona conserva aún los muebles, libros, vestuario, retratos, herramientas y otros objetos que provocan admiración pues varios de ellos tienen mucha historia escondida o simplemente son muy novedosos.

Ubicada en calle Gabriela Mistral No.683 esta casa-museo «Solar de los Madariaga», es realmente un lugar donde el visitante viaja al siglo 19 para conocer el estilo de vida de esa época a través de numerosos objetos que se conservan en perfectas condiciones.

Dicha casona fue construida entre los años 1870 y 1875 por José Gregorio Madariaga Reyes, contemplando 17 habitaciones, un patio principal, un patio de servicio y un huerto.

El 18 de enero de 1990 se convirtió en museo gracias a una idea de la señora Silvia Cortés Madariaga, nieta de don Gregorio. Actualmente es administrado por su bisnieta Mitzi Díaz Cortés y su esposo Alberto Varas.

Entre sus curiosidades figura una máquina al vacío llamada «Vacuo-Masseur», que data del año 1891 y que las damas del siglo 19 usaban para eliminar arrugas.

Hay también una especie de «refrigerador primitivo» que en realidad es una hielera con armazón de madera de roble americano, fabricada en la ciudad de Buffalo, Estados Unidos.

En ese tiempo, para que funcionara esta hilera, se utilizaba hielo proveniente de la cordillera que se traía a lomo de mula y que duraba 10 a 12 días.

El hielo iba en la parte superior del armazón junto con un poco de sal y géneros mojados. Los alimentos se colocaban en la parte inferior.

Llama la atención de un «Comodité» o pelela colocada dentro de una silla-cajón que servía sólo para orinar durante las noches.

El museo exhibe muebles y objetos muy hermosos, como el piano Forte, construido en 1880 en la ciudad de Liegnitz (Sajonia), el cual se conserva afinado y en uso perfecto;  la cama de madera de caoba tallada y con dibujos; un peinador francés provenzal; fina vajilla inglesa y francesa y copas de cristal de Baccarat.

No menos interesante resulta un elegante vestido negro de origen francés (1880) con aplicaciones de cuero de gamuza y piedras de azabache; espejos de luna veneciana elaborados en cristal de Murano y pulidos a mano; los sillones franceses que combinan con el papel mural y la alfombra de la misma procedencia; y una colección de libros antiguos donde sobresale el «Manual de Urbanidad y buenas costumbres» de Manuel Antonio Carreño, publicado en 1882 en Paris; y una gramática inglesa en idioma francés del año 1849.

En los amplios corredores de esta casona se encuentran otros objetos interesantes, como el molino para moler granos de procedencia norteamericana y el descarozador o sacador de cuesco de los huesillos, una herramienta muy usada en los hogares elquinos durante el siglo 19.

La enorme casa también guarda relación con nuestra historia nacional y la cultura. Aquí existe un retrato de Fray José María Madariaga (hermano menor de don José Gregorio), considerado héroe nacional por el Ejército de Chile, ya que sirvió durante la Guerra del Pacífico.

Le llamaban «el ermitaño» y fue considerado un santo pues en plena guerra sus ropas fueron perforadas por las balas y siguió vivo. Tales ropas están conservadas en el Museo Histórico Militar del Parque Cousiño. Sus restos están sepultados en la base del monumento a la Vírgen del Carmen del Regimiento de Infantería No.21 de La Serena.

En el Solar de los Madariaga se conserva un crucifijo que él siempre llevaba consigo y que fuera elaborado en Belén el año 1835. Aunque este religioso no nació en el valle, continuamente visitaba a sus hermanos y parientes que vivían en Vicuña.

Por otra parte en esta casa nació Marta Elena Samatán Madariaga, escritora que escribió, entre otros libros, uno titulado «Gabriela, Campesina del Valle de Elqui»; y la señora Silvia Cortés Madariaga, quien escribió el libro infantil «Cuentos de la abuela» y fue la principal impulsora de los Juegos Florales de Vicuña.

Esta casa-museo durante el verano atiende de lunes a domingo de  10:00 a 14:00 horas y de 15:00 a 19:00 horas. Desde marzo el horario será de 11:00 a 13:00 y de 15:00 a 18:00 horas. La entrada tiene un valor general de $800 por persona. Los menores de 10 años no pagan.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingresa tu comentario!
Por favor ingresa tu nombre