Consejos para retornar animoso al trabajo este lunes: Caldos y mariscos, en la receta

0
8

ACTUALIDAD6Muchas personas regresarán este lunes a sus actividades laborales, sin embargo, muchos días de trasnoche, y una jornada desequilibrada generará un lento comenzar al llegar a la jornada laboral, sobre todo levantarse temprano.

Rocío Úbeda Greig, psicóloga y académica de AIEP Sede La Serena, nos entrega algunos conceptos claves para ayudar a retornar de mejor forma al flujo laboral, post Fiestas Patrias.

«La clave es pensar positivo, de acuerdo al sentido que se le da al trabajo, por ejemplo, yo soy docente, pero más que eso yo formo profesionales, es decir, verle una trascendencia a lo que uno hace, entonces eso se energiza y te dan ganas de volver», delinea Úbeda.

La profesional, además, indica que en estos días, lo primero que uno debe haber hecho es escuchar al cuerpo, si uno necesita dormir, tiene  que dormir, y comer en medida. «La clave en todo es el autocuidado, ya que el desarreglo puede costar caro, si uno va a comer en la noche, hay que cuidar lo que se comerá en el día, por eso la clave es organizarse», agrega.

¿Qué comer el último día?

Lo más indicado es ingerir caldos de mariscos o de pollo, porque en esta preparación los ingredientes ya están semiprocesados y facilitan el trabajo digestivo. Wilson Cardona, doctor en Química de la Universidad Andrés Bello, comenta que los pescados y mariscos contienen omega-3 y omega-6 que ayudan a metabolizar grasas de choripanes y otros alimentos, ayudándonos a regular el nivel de colesterol y el funcionamiento cardíaco.

Además, el té de matico, llantén y canelo,  restauran las funciones estomacales, ya que tienen propiedades cicatrizantes y combaten las pequeñas heridas gástricas que puedan haber aparecido producto de la acumulación de ácidos derivados de asados y anticuchos.

¿Mucho trasnoche?

Cuidado con esto. Pasar una noche de largo no es tan perjudicial, pero si se repite un segundo día se puede alterar el ritmo de sueño. La psicóloga Rocío Úbeda Greig señala que ante una dinámica de este tipo el patrón normal puede tardar varios días en recuperarse.

Una técnica es dormir siesta. Ojalá de unos 30 minutos, pero sólo media hora, si dura más, se corre el riesgo de entrar en un sueño profundo que deja a la persona con demasiada somnolencia (el mejor horario para hacerlo es entre las 13 y 15 horas, cuando el nivel de melatonina (la hormona del sueño) aumenta y nuestra energía decae).

¿Cómo reintegrarse al trabajo?

Úbeda señala que cuando uno ha tenido jornadas extensas y de repente se encuentra sin hacer nada, uno tiende a andar acelerado, cuesta lograr relajarse o descansar, y luego el cuerpo se logra acostumbrar, uno tiene que volver.

«Lo mejor es reposar el último día en casa para que el paso de los días libres a la rutina laboral no sea tan de golpe, otro ítem recomendado es reintegrarse al trabajo lentamente, abordando primero las tareas más simples», afirma Úbeda, agregando que el ejercicio es un buen distractor: durante los primeros días tras el regreso, póngase como tarea caminar media hora diaria.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingresa tu comentario!
Por favor ingresa tu nombre